La falta de vigilancia y el 
papel de la “herejía blanca”

Prof. Plinio Corrêa de Oliveira
En el último artículo vimos el gran fervor religioso que se reavivó en la Guerra Civil Española en la lucha contra el comunismo y lo contrastó con el espíritu procomunista que encontramos allí hoy.

Semana santa andulusiaPiedad religiosa, pero la falta de vigilancia llevó al socialismo en España.

¿Qué podemos ver en todo este panorama? Un gran fervor religioso, una gran gracia para España, que ha desaparecido por completo.

¿Y por qué desapareció? ¿Fue por falta de oración? Yo diría que era algo más, porque España era un país donde había mucha oración. El problema es que aquellos que hablan de la oración deben seguir el consejo completo de Nuestro Señor que nos dijo: “Velad y orad” (Mt 26:41). Ellos rezan, pero no miran; desarrollan un espíritu de oración, pero no desarrollan el espíritu de vigilancia.

Es decir, no tenían la sospecha necesaria de aquellos que son malos; no se molestaron en percibir sus maniobras, desentrañar su juego o correr su propio juego contra él, lo que habría permitido que el mal sea percibido y evitado.

Pero, la mayor parte de los españoles no actuaron de esta manera. Tenían un tesoro que no guardaban en un lugar seguro, pero lo dejaban en el medio de la calle para que lo tomara cualquier ladrón. El tesoro de España eran sus cualidades morales, su debilidad era la falta de vigilancia.

Esa magnífica oleada de heroísmo fue aniquilada y en pocos años se había reducido a casi nada. En el ejemplo de España, podemos ver una de las peores lagunas de la “herejía blanca”. (1) Su opuesto debe ser una de las características del católico contrarrevolucionario.

Nota 1: “La herejía blanca” es una jerga entre los contrarrevolucionarios que indica una mentalidad sentimental que se manifiesta principalmente como una dulce piedad y una posición doctrinal no militante y relativista, que siempre presenta excusas para los demás, incluidos los enemigos, bajo el pretexto. que merecen “la caridad”. Esta mentalidad allana el camino para la herejía propiamente dicha. Entonces, esta preparación tendencial para la herejía real, la “herejía negra”, se llama “herejía blanca”. 

Sospecha, vigilancia, agresividad.

El contrarrevolucionario es vigilante, sospechoso, agresivo. El no contrarrevolucionario no es vigilante, ni desconfiado, ni agresivo. Colocar estas características en el orden correcto: sospechoso, vigilante, belicoso.

Sospecha

¿Qué es la sospecha? Es la persuasión habitual que vivimos en un valle de lágrimas. Y eso en este valle de lágrimas, que es esta tierra donde uno vive en un estado de prueba, en un estado de pecado original, el hombre lleva el pecado de Revolución dentro de sí mismo. Está continuamente flanqueado y rodeado de peligros: peligros tanto dentro como fuera, a los que uno debe estar continuamente atento y alerta. Esta es la idea fundamental.

credoEl hombre vigilante cree y mira.

En la vida espiritual, cada uno de nosotros debe tener hacia sí mismo, y nunca me cansaré de decir esto, la desconfianza que un hombre tiene hacia una bestia o una serpiente. Una bestia y una serpiente están dentro de mí y dentro de cada uno de nosotros. Si me relajo en mi vigilancia, por muy poco que sea, haré concesiones; Si hago concesiones, nutriré mis faltas. Si nutro mis faltas, no tendré la fuerza para superarlas, y mi vida espiritual caerá a tierra.

Necesito estar muy vigilante, tener los ojos abiertos y girarme continuamente hacia mí mismo, para ver lo que estoy sintiendo, lo que está sucediendo dentro de mí, para cortar el mal que renace constantemente.

El hombre bueno no es el hombre tonto e ingenuo que piensa que las tendencias malignas no renacen dentro de sí mismo. El hombre bueno es el hombre serio, quien sabe que estas tendencias renacen y que debe luchar continuamente contra sí mismo. Todo hombre tiene malas tendencias que, si las acepta, lo llevarán rápidamente a la infamia. Esta es la noción que cada uno de nosotros debe tener de sí mismo. Como consecuencia de esta sospecha que cada uno debe tener de sí mismo, nace el deber de vigilancia, porque el que sospecha está vigilante.

Vigilancia

¿Qué es estar vigilante? Es estar vigilante, atento, despierto, en un estado de vigilancia constante. El hombre atento observa. Se dice a sí mismo: como sé que tengo en mí una fuente continua de los peores defectos que ya están listos para salir a la superficie, debo cuidarme. Si no me vigilo, caeré. El fruto lógico de la desconfianza, la desconfianza como corolario de la creencia en el dogma del pecado original, es la vigilancia sobre uno mismo.

Pugnacidad

¿Es suficiente la vigilancia? No. Es necesario ser belicoso. ¿Y qué es el hombre belicoso? Es el hombre que normalmente y de forma estable está preparado para iniciar una pelea en cualquier momento. Incluso si es una pelea muy dura, él no duda en entrar en ella. Si es necesario, él pelea. No es el cretino quien lucha sin razón, es el hombre quien lucha porque es su deber hacerlo.

Plinio Correa de OliveiraEl hombre beligerante es sospechoso, vigilante y siempre está listo para entrar en combate cuando sea necesario.

Nuestra agresividad hacia nosotros mismos implica que estamos dispuestos a luchar contra nosotros mismos en todo momento. Debemos estar dispuestos a decirnos “no” a nosotros mismos en todo momento. La primera persona a la que tengo que saber cómo decirle “no” es a mí mismo, no a otra.

Es inútil ser enérgico con los demás, decir “no” a los demás, ser combativo con los demás: esto es fácil. El problema es ser combativo conmigo mismo, decirme “no” cuando hay que decir “no”. Y para hacer esto en todos los casos donde sea necesario decir “no” y en el momento preciso se debe decir “no”.

El hombre beligerante lucha contra sus faltas tan pronto como aparecen. Tan pronto como la vigilancia apunta al renacimiento de una mala tendencia, el hombre belicoso la sofoca, la niega, la corta. Si no lo hace, perece, porque la mala tendencia crece y lo debilita. Las malas tendencias deben ser combatidas en su inicio, en la primera inclinación, en el primer momento. No puede ser de otra manera.

Virilidad, fruto de la vigilancia

Has visto aquí la trilogía de la vigilancia aplicada a la vida interior. Lamentablemente, lo que caracterizó a los medios católicos de los últimos 20 o 30 años anteriores a la marea progresista fue la falta de estas cualidades.

La gente tenía virtud, pero les faltaba vigilancia. No se habló de vigilancia en ningún sentido de la palabra. La piedad era dulce, sin fibra, sin virilidad. Y la piedad necesita tener esa virilidad. El primer momento de la virilidad es estar vigilante consigo mismo. Ese es el punto de partida de la verdadera virilidad.