SERMÓN DE MONSEÑOR JUAN JOSÉ SQUETINO

IVº DOMINGO DESPUÉS DE PENTECOSTÉS

Las condiciones para que nuestra oración sea eficaz

El mejor comentario de este sermón es el que hace uno de mis fieles que le ha escuchado, porque siempre distribuyo los sermones de Mons. Squetino entre los que vienen a Misa, y casi de nadie más. Después de escucharlo me mandó el siguiente mensaje sobre el sermón:

De lo que rebosa el corazón habla la boca. Lo he experimentado en cada sermón que oigo de Monseñor Squetino. Cada palabra que dice llega, porque le respalda su vida, no son sermones huecos, en los que se escucha al hombre hablar de Dios, y casi nunca a Dios hablar por la boca del hombre. Gracias a Dios por este Obispo.