SERMÓN DE MONSEÑOR JUAN JOSÉ SQUETINO

DOMINGO XXIIIº DESPUÉS DE PENTECOSTÉS

La necesidad de la fe de la hemorroísa para la regeneración del alma