SERMÓN DE MONSEÑOR SQUETINO

VIGÉSIMO SEGUNDO DOMINGO DESPUÉS DE PENTECOSTÉS

Dad a Dios vuestro corazón, entendimiento y vida.