SERMÓN DE MONSEÑOR SQUETINO
DOMINGO III DESPUÉS DE PENTECOSTÉS

Monseñor Squetino, cual buen pastor, muestra, en este sermón del Domingo IIIº después de Pentecostés, su solicitud pastoral por las almas para arrancarlas del pecado y llevarlas a la perfección, con un estilo propio de padre de todos, sin gritos, sin insultos, sin infamias, sin amarguras ni desequilibrios ni soflamas desesperadas como se acostumbra a escuchar en otros lares del ciberespacio, sino emulando al Buen Pastor, Jesucristo, vida eterna nuestra. Quién le conoce personalmente sabe de su solicitud de padre para con todos. Merece mucho la pena escucharlo.