Monseñor Loya con su habitual fuerza en la predicación nos alienta, en el sermón del Domingo posterior a la festividad de la Ascensión de Nuestro Señor a los cielos, a la devoción de la Persona del Espíritu Santo, y nos ilustra con un mayor conocimiento de la Tercera Persona de la Santísima Trinidad.