Nota sobre el autor de este artículo, que nos ilustra sobre una historia ocultada, al menos para mi desconocida:

El Dr. Eberhard Heller nació el 7 de junio de 1942 en Nuembrecht. Después de un servicio militar de tres años estudiando filosofía, arqueología, historia del arte y sociología en la Universidad de Muenchen; 1974 Ph.D. Phil ..; después asistente de investigación en la edición de las ediciones Jacobi y Reinhold patrocinadas por la Deutsche Forschungsgemeinschaft; Desde 1987 editor técnico y conferencista (hasta 2005). 

Fue director y editor durante varios años de la prestigiosa Revista alemana Einsicht, guía de la verdadera tradición católica. Junto a otras personas luchó con denuedo contra los errores y herejías que propagaba el lefbrevismo y luego la tesis Cassiciacum, y promovió la consagración de Gerard de Lauriers – una vez que se desdijo de la tesis del papa materiliter- por monseñor Thuc. Tanto el Dr. Heller, como mons. Thuc se sintieron engañados por Gerard- para mons. Thuc, era la segunda decepción luego de haber sido engañado por otro cabeza de secta: Clemente Domínguez, del Palmar de Troya. Todo lo cual explica el Dr Eberhard Heller en este artículo de su propia pluma-.

Que duda cabe que la autoridad del Dr. Heller, pionero del sedevantismo, y su veracidad – pues a la vez que denunciaba la doblez de Gerard y la herejía de la tesis del “papa materialiter, defendía con total honestidad la validez de la consagración recibida por Gerard de manos de monseñor Tuch- no se pueden cuestionar, dado que esta consagración ( la de Gerard) fue gestionada íntegramente por él y dos personas más.

El resumen del artículo se podría compendiar más o menos así: 1º La tesis del papa materialiter es una herejía formal que ataca directamente a varios dogmas católicos, v.g. a las notas de la Iglesia visible; 2º Es una enemiga de la restitución de la Iglesia, y 3º No han dejado de usar medios deshonestos para obtener episcopados para sacerdotes no aptos al parecer de muchas voces de la tradición, en contra de la opinión de la Iglesia – osea de sus cofrades episcopales-, e incluso engaños como el de Gerard des Lauriers a Mos, Thuc, el cual relata el autor que vivió en primera persona.

El articulo está tomado de la prestigiosa revista católica Einsicht. Lo escrito entre llaves [ ] no pertenece al original del autor en alemán.  Como hay algunas informaciones que no se pueden dejar de leer, por ser para casi todos desconocidas e insólitas, hemos puesto a modo de índice algunos apartados para ayudar mejor la lectura.

A MODO DE ÍNDICE

1 La esquizofrenía como principio teológico.

2 La protesta de los fieles católicos por la consagración del P. Stuyver por no ser apto para el episcopado.

3 ¿Qué quiere decir un medio papa?

4 El engaño de Gerard de Lauriers  a Mons Thuc para ser consagrado obispo.

LA SEDE APOSTÓLICA “OCUPADA”

O LA

ESQUIZOFRENIA COMO PRINCIPIO TEOLÓGICO

Notas con motivo de la tesis “Papa materialiter non formaliter”

de Monseñor Guérard des Lauriers

 

Por Eberhard Heller

Traducción del alemán: Hugo E. Córdoba Aliaga

 

¡No es lo que Ud. piensa!

No se ha realizado una nueva elección de un Papa, ¡ gracias a Dios¡. Ya tenemos muchos “Santos Padres”: Bawden, Linus II.  Gregorio (Palmar)  etc [ Williamson,  Fellay, Ricossa, Pfeiffer, etc.  que se otorgan a sí mismos la competencia para decidir si el “papa” o el “medio papa” yerra o no en la fe y las costumbres] .

Por otra parte, no lo es en absoluto necesario, pues, Juan Pablo II [luego Ratzinger y ahora Bergoglio] conserva ocupada en forma continua la Sede apostólica. Esto es afirmado no sólo por los modernistas y los reformistas, por la Fraternidad Sacerdotal de Ecône y los miembros de la Hermandad San Pedro, sino también por los seguidores de la tesis de Guérard des Lauriers que se han establecido en el norte de Italia y en Estados Unidos. Reducida a un común denominador, esta idea es el resultado de una breve confrontación mantenida con un grupo en la resistencia a las reformas eclesiásticas, del cual supuse que sólo por razones de piedad hacia su antiguo mentor teológico Mons. Des Lauriers  se adhería a esa desacertada tesis del “Papa materialiter non formaliter” [y, en opinión de muchos- Dr. Homero Johas, Tomás Tello Corraliza, el propio autor y la mayoría de los obispos católicos que proclaman la sede de Pedro actualmente vacante- herética, ya que dice con notoria pertinacia que la visibilidad de la Iglesia se manifiesta en la jerarquía materialiter herética que abraza el herético magisterio del Vaticano I]. Pero ¡me equivoqué en gran medida! La virulencia de esta tesis que constituye el fundamento para todo un sistema teológico, que es para sus adherentes mucho mas importante que el depósito de la fe,  se mantiene inconmovible en el grupo que rodea al P. Ricossa. Recientemente, el 17 de enero de 2002, tuvo lugar la consagración como Obispo del Padre Stuyver por Mons. McKenna quien justificó el hecho diciendo que él adhiere a la tesis. He aquí entonces, que tenemos un “obispo de tesis” [ ergo no un obispo para la Iglesia, sino para la secta, otra especie de Palmar] al cual viene a añadirse un segundo: el Padre Sanborn [ que reniega de los principios de la metafísica de Santo Tomás para abrazarse a esta esperpéntica tesis] de Estados Unidos que fue consagrado obispo en el mes de junio. El hecho de justificar la consagración de obispos por  que los candidatos adhieren a un cierto teorema, presenta un fenómeno bastante singular desde el punto de vista teológico y eclesiástico [ esquema nada católico].

Introducción,

o los que se creía muertos, tienen la vida más larga.

El 17 de diciembre de 2001 escribí al Padre Ricossa: “Usted tiene la intención de hacer consagrar al Padre Stuyver porque él adhiere a la tesis “Papa materialiter non formaliter” de Guérard des Lauriers, que se encuentra de hecho en contradicción con la constatación que su Eminencia Monseñor Ngô-dinh-Thuc emitió en su conocida DECLARATIO de 1982 , según la cual la Sede apostólica está vacante. Como Ud. lo ha debido saber, el autor de esta tesis, Monseñor Guérard des Lauriers revisó mas o menos la misma al final de su vida (confrontar a este respecto la carta publicada en SAKA- Informationen del mes de mayo de 1988). Pese a esta revisión Usted y su comunidad continúan adheridos con insistencia a la tesis aún cuando, según mis conocimientos, ustedes no han justificado teológicamente por qué persisten en defenderla.

[LA PROTESTA DE LA TRADICIÓN POR LA CONSAGRACIÓN DEL P.  STUYVER]

En relación a la consagración del Padre Stuyver, lograda gracias a la gestión del Padre Ricossa, un ex miembro de la comunidad lefebvrista, en contra de las protestas de muchos sacerdotes de Francia y Bélgica a los que me sumé, y contra el ruego encarecido de muchos fieles, que expresamente para impedir la consagración, rezaron una novena pidiendo por el abandono del proyecto ( convencidos de que el sacerdote era inadecuado para ese ministerio), quedó evidenciado con que obstinación los miembros de la comunidad Mater boni Consilii de Verrua di Savoia, Italia, adhieren todavía a este cadáver teológico. Hasta llegué a pensar que el Padre Ricossa mantenía esta tesis por piedad filial, pues en el terreno religioso colaboraba estrechamente con los padres sedevacantistas como Monseñor Dolan, el Padre Barbará y el Padre Schoonbrodt [ que no adhieren a este cadáver teológico, usando la expresión del autor], puesto que con los dos últimos predicaba frecuentes ejercicios en ese Instituto. Por otro lado, llegó a manifestar que sólo se distanciaría de dicha tesis cuando encontrara una explicación mejor para interpretar la crisis actual de la Iglesia. ¡Estaba equivocado! Aquellos de quienes se piensa que están muertos, generalmente tienen la vida más larga… lamentablemente.

 

En la foto el ex lefebvrista P. Ricossa, jefe y gurú del Instittuto Mater Boni Consilii, principal grupo de la secta que predica la herejía del “medio papa” y que declara que la visibilidad de la Iglesia se manifiesta en la jerarquía de la secta conciliar, lo cual es otra herejía formal mayor, porque las notas de la Iglesia de Cristo: una, santa, católica y apostólica, no las pueden tener las sectas por más grandes que sean. La implicación de dicha herejía, según RF Schmidt de Einsichit “es casi satánica”. En realidad no sabemos por qué se fueron de Econe. El instituto se ha expandido por Italia, Francia, y Argentina, y cada vez son más los incautos que quedan atrapados en la herejía con riesgo de quedar eternamente confundidos ¡Tanto nadar para morir ahogados en la orilla!

A pesar de las numerosas objeciones y refutaciones a la tesis “Papa materialiter non formaliter”, pienso particularmente en el meticuloso artículo de Myra Davidoglou publicado en el periódico LA VOIE en Francia, como así también en los argumentos expuestos en EINSICHT [una revista referencia de la lucha católica], los discípulos de Mons. Guérard des Lauriers y en particular el Padre Ricossa nunca han ofrecido un verdadero análisis en contrario ni han querido participar en una confrontación real. Ellos han tomado la decisión de seguir adelante insistiendo con esa posición insostenible a fin de paralizar nuestros esfuerzos de trabajar todos juntos por la restitución de la Iglesia.

Como el Padre Ricossa, en quien veo el principal responsable de todas estas iniciativas, no ha reaccionado hasta el presente a la propuesta de reexaminar la tesis “Papa materialiter non formaliter” a los fines de arribar a una posición común o bien separarnos a causa de divergencias teológicas insuperables, no me queda de mi parte, más que la posibilidad de oponer de nuevo mis argumentos contra esta tesis en la esperanza de llegar a una clarificación definitiva de los espíritus y de contribuir a una solución decisiva en tan importante cuestión.

A continuación de esta exposición sistemática, sigue una detallada descripción [ muy interesante y generalmente desconocida] de las circunstancias que rodearon la consagración como obispo del Padre Guérard des Lauriers en 1981 [ muy reveladora clarificación, que despierta una santa ira].

¿Qué quiere decir la fórmula

“Papa materialiter non formaliter o [medio papa]?

Que significa entonces la fórmula “Papa materialiter non formaliter”, por medio de la cual Mons. Guérard des Lauriers intenta interpretar la situación de Juan Pablo II [ ahora el P. Ricosa hacelo mismo con Bergoglio]. en relación a la fe de la Iglesia. Des Lauriers ve a la ocupación legítima de la Silla de Pedro en conflicto, puesto que normalmente es la encargada de defender la fe. Según su opinión que se publica en la revista cassiciacum, Wojtyla fue elegido legítimamente Papa [Osea, los herejes modernistas que están fuera de la Iglesia, eligen legítamemente a un papa, al igual que lo podrían hacer los herejes calvinistas, pues ambos están fuera de la Iglesia ¡novedosa locura diabólica¡]– por una parte minor et sanior (menor y más sana [ ¿sanos los que se han adherido a las herejías del Concilio?) unos diez Cardenales  que fueron elegidos por Pío XII.- razón por la cual él es “Papa materialiter”. Pero dado que habitualmente enseña la herejía –lo que no le es permitido hacer en cuanto Doctor Supremo- no es formalmente Papa “Papa formaliter”, es decir no procede como Papa, pero continúa como Papa material [Osea, que un cadáver- separado el alma del cuerpo- sigue siendo un hombre, es decir la persona de fulano o mengano], lo que significa que sigue siendo en cierto modo un Papa en potencia. Porque si en tanto que Doctor Supremo y como Pastor proclamara de nuevo las enseñanzas ortodoxas en materia de fe y de costumbres [es decir, si el cadáver hablara correcta y ortodoxamente], entonces sería tan Papa materialiter como formaliter, y para decirlo de manera que todos puedan comprender, volvería a ser un completo Papa normal [Es difícil encontrar mayor estupidez en metafísica en las historia de las herejías en 2000 años].

En enero de 1984 Mons. Guérard des Lauriers escribirá en SAKA- Informationen: “Actualmente la Iglesia está ocupada y se encuentra en un estado de privación. W. (es decir Mons. Wojtyla) ha sido elegido regularmente (lo admito hasta que se me pruebe lo contrario) por un Cónclave que estuvo compuesto de una docena de cardenales auténticos  (que no protestaron en contra de la elección [porque todos eran hereje, pues habían abrazado las herejías del concilio, ninguno protestó]) tomando así posesión de la  Silla papal [La tomó como pudiera haberla usurpado el Dali Lama o Zapatero, votado por la ejecutiva de su partido]; entonces es solo materialiter Papa (de hecho, conforme con las apariencias jurídicas). Junto a otras prevaricaciones W. (Mons. Wojtyla) profiere habitualmente la herejía. Manifiestamente W. causa perjuicio al “bien común” de la Iglesia militante en tanto y en cuanto viene a promoverlo. En consecuencia W. es inepto para ejercer la autoridad tanto sobre la base del derecho natural como así también metafísicamente [ de esto adolece bastante Gerard de Lauriers, puesto que la materia no se distigue más que el compuesto, según Santo Tomás de Aquino; claro que el P. Ricosa se inventa su metafísica y mons. Sanborn forman a sus seminaristas en el error craso desde el comienzo de sus estudios; un sacerdote, cuyo nombre no deseo revelar, abandonó el seminario de mons. Sanborn en USA al no soportar tanta malformación, y hoy es un buen sacerdote sedevacantista ordenado por un obispo de sana doctrina, que repudia esta tesis como herética] y jurídicamente. Como la fuerza del derecho natural proviene de Dios, W. no posee la autoridad de hecho, no puede ser Papa “formaliter” (en el propio sentido del término). No se le debe obediencia, pues sus pseudo órdenes son nulas”.

Quiero aquí remarcar que Guérard des Lauriers, en el fondo, sólo podría haber presentado su tesis únicamente como hipótesis en cuanto todo lo subordina a la condición de una elección regular.

El Instituto “Mater Boni consilii” del que forma parte el Padre Ricossa , sigue dicha posición en los siguientes términos: “El Instituto y la crisis abierta por el Conc. Vat. II.- Todo el mundo puede constatar que la Iglesia atraviesa una de las tormentas más devastadoras de las predichas por el Señor, sin duda la más terrible de su historia milenaria. Para el Instituto, el origen de esta crisis se encuentra en el Conc. Vat. II., en las enseñanzas sobre la colegialidad episcopal, sobre la libertad religiosa, sobre el ecumenismo y la ingerencia de los no-católicos en el cuerpo Místico de Cristo, sobre las relaciones no cristianas y particularmente el  judaísmo, sobre las relaciones entre la Iglesia y el mundo moderno etc., está contra el magisterio de la Iglesia, de muchos papas y de muchos concilios ecuménicos. La reforma de la liturgia, especialmente de la Santa Misa y del derecho canónico son nocivas para las almas, favoreciendo la herejía protestante y declarando lícito lo que es ilícito según el derecho divino (por ejemplo la comunión con los herejes en las cosas sagradas). Todo esto no puede provenir de la Iglesia católica guiada por el Espíritu Santo ni de un legítimo sucesor de San Pedro dotado del carisma de la infalibilidad. En medio de esta crisis sin precedentes, cuya fuerza todo lo arrastra implicando necesariamente que se aprueben los documentos conciliares y se consientan las reformas que de ellos se desprenden, el Instituto expresa que no puede aceptar las nuevas doctrinas contrarias a la fe y a las costumbres, pero tampoco puede incitar a los fieles a la desobediencia contra la autoridad de  la Iglesia´[Es decir, que a pesar de lo que dicen, en el fondo mantienen  una  posición aún peor que falsa resistencia de monseñor Williamson: éste reconoce al hereje como papa, pero le resiste; mientras que para Ricossa ni siquiera habría que incitar a la desobediencia al hereje, según la literalidad de sus propias palabras, contrariamente a lo que nos enseña San Pablo y San Juan evangelista; lo cual ess una manifiesta heterodoxia contra las Sagradas Escrituras y el Magisterio de la Iglesia] . Por eso adhiere este Instituto a la así llamada tesis de Cassiciacum (Esta denominación proviene del nombre de la revista de teología que la divulgara por primera vez) concebida por el recordado teólogo dominico, el Padre Guérard des Lauriers, fallecido, que fuera miembro de la Academia Pontificia de Santo Tomás, antiguo profesor en la Pontificia Universidad Lateranense y en Le Saulchoir en Francia”. Según esta tesis Paulo VI- Montini- y sus sucesores, si bien han sido elegidos legítimamente, no poseen la autoridad pontificia. En términos escolásticos y según la distinción enseñada antes por el gran comentador de Santo Tomás en el siglo XVI Cardenal Cayetano, luego retomada por San Roberto Belarmino [ ¡ Jesús! El doctor de la Iglesia, S. Roberto Belarmino no dijo eso, sino lo contrario; o Ricossa es ignorante o malévolo], ellos son “papas” solo “materialiter” mas no “formaliter” por la razón de que no persiguen al bien de la Iglesia y enseñan y difunden el error y la herejía. Si ellos llegaran a retractarse de sus propios errores, volverían a recibir de Cristo la autoridad para gobernar enseñar y santificar a la Iglesia” [eso no sería posible porque contradice la definición ex cáthedra de Paulo IV, confirmada por S. Pío X, que es nada menos que 15 veces citada como fuente del C.I.C de 1917 de San pío X y Benedicto XV]. (esta información se puede obtener en: Instituto Mater boni Consilii, Localita Carbignano 36, I-10020 Verrua Savoia – Tel. 0161/839335 – Fax: 0161/839334. e-mail: sodalitium@plion.it, -vía la homepage: www.Plion.it/sodali).

A pesar de la afirmación arriba expuesta de que Mons. Wojtyla enseña el error y la herejía, la cabeza pensante del Instituto Padre Ricossa señala que rechaza el reproche según el cual Juan Pablo II. es formalmente hereje. Sin reparos, piensa que Mons. Wojtyla ¡no tiene conciencia de lo que dice….como presunto Doctor Supremo! Esta actitud de Ricossa deviene incomprensible por cuanto a su salida de Ecône junto a otros sacerdotes: Munari, Nitoglia y Murro [es decir, es la misma postura lefrebvista por lo que no se entiende porque se separaron. De hecho el P. Nitoglia coofundador de esta secta,, consecuente lefebvrista ha abandonado el Instituto Mater Consilii y vuelto a la postura de mons. Williamson, como era lógico esperar, ya que el instituto es lo mismo, sino peor, que la falsa resistencia, y está en el hereticismo denunciado por el Dr. Johas] , justificó tal decisión condenando los errores de Ecône respecto a la autoridad de los papas y su magisterio 1.

Puesto que Wojtyla permanece como “Papa materialiter” a pesar de su notoria herejía –(un autor americano ha confecciondo una lista con unas 101 herejías de Juan Pablo II) –para completar añado: a pesar de su apostasía,  no se puede afirmar que la silla apostólica está vacante (así sostiene a modo de conclusión el Instituto “Mater Boni Consilii” presentando el escudo de Juan Pablo II. en su página Web [el art. Es del año 2002] ) él es sólo un Papa “no activo” porque no cumple con las obligaciones inherentes a su función. Esta es la razón por la cual Ricossa y sus adeptos repiten la sentencia: no se puede incitar a los fieles a la desobediencia contra la autoridad legítima de la Iglesia (o sea Mons. Wojtyla [hoy Bergoglio]). Simplificando, la tesis “Papa materialiter non formaliter”, se puede convertir a una fórmula muy fácil: J. P. II. ha sido elegido legítimamente Papa. El permanece Papa incluso si habitualmente enseña la herejía. Solamente no se debe obediencia a sus prescripciones heréticas [ Entonces ¿quién es el que decide si algo es ortodoxo, el P. Ricosa? ¡Entendido!, es él el papa, o un luterano]. Si J.P. II. volviera a enseñar la doctrina de la Iglesia, volvería a ser de nuevo Papa en toda se extensión. Solo se debe esperar su conversión [ lo que niega una doctrina ex cáthedra: la Bula Cum ex Apostolatus Officio].

Esta posición se puede cuestionar de muchas maneras:

  • ¿Está conforme a los argumentos que la Iglesia ha desarrollado sobre el problema del “Papa haereticus”?.
  • ¿Fue en los hechos Juan Pablo elegido legítimamente?
  • ¿Puede un hereje ser verdadero Papa o permanecer Papa?
  • ¿Qué consecuencias [gravísimas] se siguen de ella para el proyecto de restitución de la Iglesia?

1.    Una nueva creación teológica

A primera vista, la tesis “Papa materialiter, non formaliter” parece plausible: como Doctor Supremo de la Iglesia un Papa no puede simultáneamente enseñar la herejía, pero, si lo hace, entonces no se le  debe obediencia….hasta tanto él no vuelva a la fe ortodoxa; mas permanece como

¡Papa potencial, porque ha sido elegido!. En el transcurso del año he podido constatar con estupor, que la mayor parte de los clérigos y de los fieles tienen dificultad en admitir la idea de que un Papa (o “el Papa”) pueda caer en la herejía (PAPA HAERETICUS). A los ojos de muchos, el Papa es una fortificación inexpugnable y no se tendría éxito si se la quisiera demoler. Incluso opino que no sólo el gran público, en cuya formación de opinión también se han incorporado los católicos modernistas, se observa una acrítica y en parte exaltada veneración a Mons. Wojtyla. Inclusive la prensa liberal 2 lo aclama, especialmente , muchos clérigos y laicos tradicionalistas. Acaso ¿no le dijo Cristo a Pedro: “Tu eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia”? (Mateo 16, 38) y más tarde el concilio Vat. I. proclamó la infalibilidad pontificia como dogma: “Cuando el romano Pontífice habla ex Cátedra, es decir, cuando en el ejercicio de sus funciones de Pastor y Doctor de todos los cristianos y en virtud de su suprema autoridad apostólica define que una doctrina acerca de la fe o las costumbres debe ser sostenida por la Iglesia Universal, entonces goza, merced a la asistencia divina que le ha sido prometida en la persona del bienaventurado Pedro, de aquella infalibilidad con que el divino Redentor ha querido dotar a su Iglesia para definir las doctrinas de fe  y costumbres; por consiguiente, tales definiciones del   Romano Pontífice son irreformables por sí mismas y no precisamente por el consentimiento de la Iglesia. (sesión IV, constitución Pastor Aeternus; DZ. 1839).

¡Lo que no debiera ser, simplemente no podía ser, esto es, que un Papa pudiera devenir hereje!. Cuando se habló de herejía y cisma en el caso de Paulo VI, pensé en el sutil discurso del Padre De Nantes con su LIBER ACCUSATIONIS o en su periódico CONTRAREFORMA CATÓLICA en donde manifestó de manera legalista y mística que el Papa permanece Papa incluso como posible o verdadero hereje, él permanece Papa en potencia o en acto si regresa a la fe ortodoxa. Finalmente se usa el truco teológico a propósito del hereje que ya no es más hereje “formalmente”. A menudo se está a la búsqueda de pruebas para demostrar que Montini, en  el fondo, no ha sido jamás Papa. El Dr. Gliwitski ha caracterizado con precisión esta actitud de la manera siguiente: “ Haber renunciado después de tan largo tiempo a una manera habitual de comprender la fe, es una de las raíces más profundas de la así llamada crisis en la cual nos encontramos”. Será necesario, pues, que nos esforcemos en observar los signos, de ahondar  en  el conocimiento de cuando sólo se está opinando o deseando, cuando se está esperando, cuando se está creyendo y cuando en verdad se está sabiendo. “(Dr. Hans Gliwitzky, en EINSICHT, año 1, Nº 12, p. 37, artículo sobre “Garabandal”.

El Padre Guérard des Lauriers ha resumido bien esta postura –quizás psicológicamente comprensible- en la formulación de su tesis. Pero ¿ ella se corresponde bien con la doctrina de la Iglesia y respectivamente, refleja la opinión de sus doctores? San Paschasius ya remarcó en el siglo noveno: “Quien quiera buscar fuera de la verdad, solo encontrará falsedad y, quien  no aceptó lo que Cristo dijo, se colocó fuera de la verdad3)  [ Ergo, el Instituto Mater B. Consilii, mosn. Sanborn, y los fieles y sacerdotes que abrazan esta falsedad no acepta lo que Cristo dijo y se coloca fuera de la verdad, y si no vuelven a la verdadera doctrina católica quedarán eternamente confundidos]. Este principio, evidentemente, también vale para el Papa. Un Papa se puede separar de la cabeza, es decir, de Cristo por desobediencia en materia litúrgica que a él le incumbe salvaguardar. “Todos los cristianos tienen el deber de resistir a un Papa que busca destruir a la Iglesia” 4). Suárez ha remarcado “ un Papa que proclama la herejía, no es ya más Papa, y si él yerra, no yerra ya más como Papa. Como la Iglesia con esto no yerra, puede ella elegir otro Papa5).

En “In Romani Pontificis definiendo infallibilitas” se dice “Un Papa se sitúa fuera de la Iglesia por el simple hecho de hacerse culpable de herejía, como si fuera por el mismo Dios exonerado de su cargo” 6). San Roberto Belarmino, doctor de la Iglesia dice: “Un hereje notorio no puede ser Papa”7).

He aquí que no se pueda comprender entonces por qué Ricossa se refiere a S. Belarmino para justificar la tesis de Guérard des Lauriers [parece que sólo puede ser o por ignorancia, por deshonestidad intelectual o por pertinacia herética], sobre todo, que dicho autor no conoce la distinción entre un Papa “formaliter” ni “materialiter” a más de que él mismo concluye explícitamente la posibilidad de que un Papa sea hereje. (“De Romano Pontifice”).

Si se compara la tesis de Guérard des Lauriers con las sentencias arriba expresadas, se puede constatar fácilmente que no se puede hacer división entre un Papa “en acto” y un Papa “en potencia” porque su herejía la acarrea la inmediata pérdida de su cargo o función.

En su argumentación teológica, Myra Davidoglou demuestra que la tesis “Papa materialiter, non formaliter” es una novedad: “todos los papas que la Iglesia católica ha conocido después de su fundación fueron papas formales; la idea de un Papa potencial derechohabiente a título de Pontífice romano a la Silla apostólica es una novedad en el sentido de que nada, absolutamente nada autoriza a deducir de la Sagrada Escritura y de la tradición apostólica, las dos solas fuentes de la Revelación divina, ni la misma historia de la Iglesia, la posibilidad de la existencia de un tal Papa. En relación con lo dicho, nosotros tenemos pues como objeto, una doctrina puramente humana [la del papa materialiter]……” (LA VOIE 1991 nº 21, pag. 2, Análisis Lógico de la Tesis de Cassiciacum”).

Myra Davidoglou continúa: ¿Se dirá que aquel que ha perdido el papado no está destronado?……….y por lo tanto, es sobre el aparato (l‟ apparaître ) como él dice, que el autor se va a apoyar para intentar de establecer la ocupación, no de hecho, (lo que es evidente) sino de derecho de la Silla de San Pedro por hombres como Montini o Wojtyla, de quienes él mismo nos recuerda que son herejes no solo de derecho sino también de hecho y están fuera de la Iglesia por estar excomulgados y anatematizados por el Concilio Vaticano I (1870).

Des Lauriers en verdad no niega la posibilidad de la vacancia de la Silla apostólica, pero según él, ello solo ocurriría si la elección al pontificado supremo de Montini y de Wojtyla hubiera sido nula, que es lo primero que se deberá probar.

Des Lauriers, antiguo profesor de la Gregoriana y sus discípulos no comprenden que el reproche de hereje no se dirige al Papa como Papa, porque así se lo juzgaría en cuanto habla como Papa lo que no está permitido según el adagio “El Papa no puede ser juzgado por nadie”, (porque como Papa es el juez supremo) 8) [Mas los seguidores de la tesis novedosa contradicen esta doctrina infalible de la Iglesia y del Código de Derecho Canónico]. ( N. del T. : El canon 1556 prescribe “Prima Sedes a nemine judicatur” „La Primera Sede por nadie puede ser juzgada‟. Y el canon 1557 prescribe “Ipsius Romani Pontificis dumtaxat ius est iudicandi….” „ Es derecho exclusivo del Romano Pontífice  el juzgar:…..” Y San Roberto Belarmino en De Romano Pontifice 1.2,C. 30 dice: “Deponiéndolo ejercerían acción sobre el compuesto, sobre la persona dotada de poder”. Hasta aquí la nota del traductor).

Pero se trata de un juicio de hecho por el cual se ha declarado que a causa de una herejía determinada, la persona a quien le concierne ha dejado de ser Papa [formaliter].

2.   ¿Papa válidamente elegido?

Supongamos -a fin de seguir la posición de Mons. Guérard des Lauriers-  que Mons. Wojtyla ha sido elegido por una « pars minor et sanior » (parte menor y mas sana [tampoco se ve quiénes eran la pars minor, si todos ellos, sin excepción, se habían sujetado a las herejías del Concilio Vaticano II]). Si la elección recayó sobre un obispo de fe ortodoxa, la elección será válida. Pero, se puede contestar a justo título la ortodoxia de Wojtyla antes de su elección [puesto que era modernista antes]. Me ahorro el enumerar las herejías por todos conocidas que W. ha expresado antes de su acceso al trono de San Pedro.  Me es suficiente con recordar que ha favorecido particularmente las reformas (contrariamente al Cardenal Wischinsky que si bien no opuso mucha resistencia, mientras tanto tuvo el mérito de que por su intervención Polonia por lo menos, se fortaleciera en su posición anticomunista) [o sus intervenciones en el Concilio Vaticano II defendiendo las herejías de Dignitatis Humanae, aún obispo, así como por sus muchos escritos antes de 1978].

De conformidad con la Bula del 15 de febrero de 1559 “Cum ex Apostolatus officio” de Paulo IV, los prelados y obispos que se hubieran desviado de la fe Católica antes de su elevación, pierden automáticamente su autoridad y todo oficio. Ellos son ineptos para ejercer una función. Después de haber confirmado todas las sanciones que impuso a los herejes y cismáticos 9) Paulo IV habla decididamente de la incapacidad de los herejes para ejercer los cargos: “……agregamos también que si en algún tiempo cualquiera aconteciese que un obispo, incluso en función de Arzobispo , o incluso de Patriarca, o Primado; o un Cardenal de la Iglesia  romana, incluso como se ha dicho en función de legado; y también un Romano Pontífice, antes de la asunción a la dignidad de Cardenal o de Romano Pontífice, se hubiese desviado de la fe Católica, o hubiese caído en alguna herejía, o incurrido en cisma, o lo hubiese suscitado o cometido, LA PROMOCIÓN O LA ASUNCIÓN, INCLUSO SI ESTA HUBIERA OCURRIDO EN ACUERDO Y UNANIMIDAD DE TODOS LOS CARDENALES, ES NULA, IRRITA Y SIN EFECTO [esta definición del Papa Paulo IV es una proclamación ex cáthedra: define para toda la Iglesia ejerciendo la suprema autoridad del Pontificado, condenando lo contrario; es, por su misma naturaleza, irreformable, y quien no la acepte como el citado Instituto regido por Ricossa está fuera de la Iglesia aunque celebren la verdadera Misa; al igual que otras sectas también celebran el Rito de San Pío V de forma solemne, no forman parte de la Iglesia Católica]; y de ningún modo puede considerarse que tal asunción haya adquirido validez, por aceptación del cargo y por su consagración, o por la obediencia que todos le han prestado, cualquiera sea el tiempo transcurrido, después de   os supuestos antedichos.  Tal asunción NO  SERÁ TENIDA POR LEGÍTIMA EN NINGUNA DE SUS PARTES, y no será posible considerar que se ha otorgado o se otorga alguna facultad de administrar en las cosas temporales o espirituales a los que son promovidos, en tales circunstancias, a la dignidad de obispo, arzobispo, patriarca o primado, a los que han asumido la función de Cardenales, o de Pontífice Romano, sino que POR EL CONTRARIO TODOS Y CADA UNO DE LOS PRONUNCIAMIENTOS, HECHOS, ACTOS Y RESOLUCIONES Y SUS CONSECUENTES EFECTOS CARECEN DE FUERZA, Y NO OTORGAN NINGUNA VALIDEZ, Y NINGÚN DERECHO A NADIE. Y en consecuencia, los que así hubiesen sido promovidos y asumido sus funciones, por esa misma razón y sin necesidad de hacer ninguna declaración ulterior, ESTÁN PRIVADOS DE TODA DIGNIDAD, LUGAR, HONOR, TÍTULO, AUTORIDAD, FUNCIÓN Y PODER; y séales lícito en consecuencia a todas y cada una de las personas subordinadas a los así promovidos, si no se hubiesen apartado antes de la fe, ni hubiesen sido heréticos, ni hubiesen incurrido en cisma, o lo hubiesen suscitado o cometido…”    (BULA    CUM    EX    APOSTOLATUS    OFFICIO”,  6-7) Traducción de Carlos A. Disandro.

Después de la promulgación de esta Bula, no se puede ya más alegar el principio de la “pars minor et sanior” de los cardenales como legítimos electores, porque ellos así fueron privados de sus funciones a causa de la herejía. (Mons. Guérard des Lauriers adopta en lo que concierne a la herejía de los obispos y cardenales italianos, una posición mas bien peculiar a causa de su experiencia con ellos cuando eran sus estudiantes: un día nos dijo al Dr. Hiller y a mí que los seminaristas italianos que habían seguido sus cursos eran tan tontos que no serían capaces de adherir a la herejía por no saber qué es ella). Aquí recurre al Código de Derecho Canónico que estipula que el derecho al voto de los cardenales no está limitado por las censuras  que sancionan los delitos canónicos. Esto es erróneo por la razón de que no es aplicable a este caso porque no se trata de delitos canónicos sino de delitos contra la fe [tales como la simonía, ser autor o colaborador en homicidio, desvelar secretos, etc.].

El argumentar que Juan Pablo II [ y ahora Bergoglio]. es sólo hereje material, pero no formal, es tanto como decir que él adhiere a la herejía, pero sin darse cuenta. ¿Y todo esto qué puede significar? ¡ que el Dr. Supremo y guardián de la fe ignora lo que tiene como deber enseñar y defender!. He aquí la escapatoria teórica a  la que gente como Ricossa recurre a fin de dispensarse de sacar las pertinentes y definitivas conclusiones. Mas, tal afirmación, queda excluida por el canon Nº 16. nº 2, del C. de D. Canónico que dice: “Generalmente, no se presume ignorancia o error acerca de la ley o de la pena, o de un hecho propio, o de uno ajeno notorio;…….” De lo normado se concluye que una jerarquía de la Iglesia, en particular, aquel que ha sido investido del por el canon Nº 16. nº 2, del C. de D. Canónico que dice: magisterio en la Iglesia ¡no puede alegar desconocimiento de las verdades de la fe!!!. La fe que consagró obispo a Wojtyla bajo el reinado de Pío XII. y que tuvo de antemano, obligación de demostrar su fe católica en un proceso de información sumaria es forma expresa (cfr. Cánones 330 y 331).

  1. ¿Un hereje puede ser Papa, puede ser sucesor de S. Pedro?

Los doctores de la Iglesia y los teólogos que se han ocupado de la herejía de un Papa como más arriba se mostró con Belarmino Cayetano y Suarez, claramente niegan ante la pregunta de si un hereje puede ser Papa. El Padre Katzer, doctor en teología, defiende en los países germanoparlantes una posición teológica semejante a la del Padre Saens y Arriaga en México; él se ha ocupado muy detalladamente de esta cuestión en el artículo “Unbesetzer Apostolischer Stuhl” (La Sede Apostólica vacante), Einsicht VIII/5 de diciembre de 1976 pag. 168 y s.s. , reimpreso en: Einsicht XXX/1, pag. 13 y s.s., donde se explica que la Sede Apostólica puede estar vacante:

  1. Por la muerte natural del
  2. Por la muerte moral del

El Papa está muerto moralmente, si manifiestamente ha pecado contra la fe y la moral (costumbres). Pero con ello la Sede apostólica no está desierta, como el Papa Pío VI lo explica en la célebre Constitución apostólica “Auctorem fidei”, tan importante para nuestra época, refiriéndose a San Pedro Chrysologo 10): “Pedro vive sobre su trono y así posee la primacía y presenta a quienes le interrogan las verdades de la fe. Esto se realiza por medio de los decretos infalibles e irrevocables de la Sede apostólica”.

La definición de San Roberto Belarmino, según la cual “Papa haereticus depositus est” (es decir un acta que certifica: está depuesto) es completada por la fórmula de Cayetano “deponendus est” (debe ser depuesto) lo cual se entiende que el Acta debe ser públicamente conocida. En otras palabras, la Iglesia debe declarar que la persona en cuestión está depuesta porque la Iglesia es una sociedad visible y jurídica que debe ser informada sobre la situación de su jefe…….es exactamente lo que su Ex. Mons. Ngô-dinh-Thuc ha hecho al publicar su declaración el 25 de febrero de 1982. No queremos decir nosotros que la vacancia de la Sede apostólica se ha operado por primera vez por esta declaración y ello fuera la necesaria consecuencia, pero es el único documento emanado de un dignatario de altísimo rango y muy estimado por el cual dicha verificación ha sido establecida y proclamada públicamente. Incluso Mons. Ngô-dinh-Thuc ha obrado ex caritate, es decir por cuidar el bien de la Iglesia [Lo cuál nunca hizo mons. Lefebrve]. El ha pronunciado esa declaración como Obispo de la Iglesia Católica Romana lo que obliga jurídicamente en conciencia.

Esta declaración, es bien el documento que nos permite justificar JURÍDICAMENTE NUESTRA RESISTENCIA y las otras actividades por sobre nuestras legítimas razones personales que nos hacen comprender que la jerarquía ha apostatado 11).

La tesis de Guérard des Lauriers “un Papa caído en la herejía” –atención- ¡un Papa legítimamente elegido! -un “Papa materialiter”- es decir un Papa QUE PUEDE SER POTENCIALMENTE PAPA, puede ser claramente refutada. La función de Papa está pues definitivamente terminada desde que el depositario del cargo cayó en herejía, es decir, que se destituyó a sí mismo. El truco que consiste en decir el Papa no es conciente de su herejía, o, no es hereje formal, no es aplicable a este caso; lo demostraremos. ¿Por qué? Porque aquel que está instalado como sucesor del Vicario de Jesús- Cristo sobre la tierra como doctor supremo y guardián de la pureza de la fe no puede proclamar simultáneamente la verdad y el error. Es imposible dividir la identidad de Papa de manera esquizofrénica, como material de una parte y como formal de la otra, pues sería imposible de conservar su identidad como persona. El hecho de dividir de manera esquizofrénica una persona –desde el punto de vista de su ser- no es solamente contradictorio, sino también un contrasentido.

Un Papa que reclame la infalibilidad en materia de fe y de costumbres y que personifique por su función la verdad, dentro de su campo no puede simultáneamente adherir al error y a la verdad. Aplicando este principio a la persona que nos ocupa, no significa solamente que se acepta el principio de contradicción, sino que se adopta el principio de esquizofrenia en teología. Es necesario resaltar que en el momento en que Juan Pablo II propaga el error -lo que Mons. Guérard des Lauriers ha afirmado cuando dice que Wojtyla enseña habitualmente la herejíacesa de ser el defensor de la  verdad inmutable……incluso potencialmente. Añadiendo a esto la tesis: “Juan Pablo II es Papa cuando proclama cualquier doctrina ortodoxa, pero no lo es cuando enseña una doctrina herética” da por resultado que cada fiel deberá decidir sobre la ortodoxia o herejía del Papa [ o tal vez Ricossa]. De tal suerte el Magisterio romano pasaría a cada uno de los fieles, pues ya no vale mas el adagio “Roma locuta, causa finita”, sino cuando Roma ha hablado, se abre  el debate de los fieles sobre lo que es verdadero y lo que es falso [es la sola Scriptura de Lutero, pero sobre al magisterio; protestantismo en estado puro, al fin y al cabo]. Por lo tanto la autoridad “suprema” se sitúa en la persona de la muy célebre “Elise Müller” -perdón: “de la Sra. Dra. Elise Müller”, [o de los nuevos papas: Padres Nitoglia y Ricossa].

4.   Se debe esperar la conversión del Papa o tomar de prestado la actitud de Samuel Becket

¿Como sería posible la restitución de la Iglesia si se partiera de la tesis “Papa materialiter, non formaliter”? estando basado en que el Papa “materialiter” queda potencialmente Papa –pese a la propagación del error e incluso la apostasía- pudiendo llegar de nuevo a ser Papa “formaliter”, es decir, a ser

de nuevo Papa “materialiter” y “formaliter” simultáneamente, a partir del momento que enseñe las doctrinas ortodoxas (de nuevo) [ Claro, que luego podría volver a prunonciar herejías, y qué haremos entonces  ¿Se ve la herejía de la tesis papa materialiter sobre la constitución de la Iglesia? . Los seguidores de esa posición tales como el Padre Ricossa, esperan así pues que Juan Pablo II se convierta [Cosa que nunca sucedió, como es sabido, y mientras tanto esta tesis embauco a fieles de buena fe, que se van volviendopor influjo del gurú  propagadores del mal]. Para eso se necesita evidentemente, tener una gran confianza en la Providencia divina, que por supuesto nosotros los sedevacantistas ¡no tenemos! ¡notamos que Mons. Storck se ha irritado porque nosotros desarrollamos un cierto activismo al hablar de la restitución es decir, de la elección de un Papa!

Así la crisis –con respecto de la restitución de la autoridad- es necesario encontrar una solución, por lo menos en lo que concierne a la persona de Juan Pablo II, que con los otros obispos herejes o apóstatas (entre tantos obispos) si se los debiera tratar en forma análoga: “obispos matarialiter  , non formaliter”, lo que aún no ha sido descartado. (¿podría ser que el retorno a la fe ortodoxa del Papa “materialiter” implique también el retorno de los obispos materialiter”?). Pero ni Guérard des Lauriers ni Ricossa hablan de  la seguridad o de la recuperación de la jurisdicción de sus nuevos convertidos. Pero ¿Qué pasaría si en sus decretos Juan Pablo II mezclara eficazmente la doctrina ortodoxa y la herejía? ¡porque se debe saber que Wojtyla es un maestro de la dialéctica! ¿sería entonces al mismo tiempo Papa “materialiter” y Papa “formaliter non formaliter”? es un absurdo juego que se podría mover indefinidamente.

Siempre he comparado esa actitud de espera de la conversión de Wojtyla con la pieza de teatro de Samuel Becket: “Esperando a Godot ”. Allí alguien espera a Godot, sabiendo, sin embargo, que él nunca vendrá. Se trata de una espera por completo insensata [que confunde a los fieles que a ella se adscriben]. Sobre ello se pueden componer las piezas de teatro que se quiera para representar el no-sentido a partir de tales absurdos. Mas no es posible hacer teología ni restaurar la Iglesia a partir de tal principio. ¿Es que Mons. Guérard des Lauriers ha perdido de vista que la apostasía forma parte de los pecados irremisibles porque ella es una negativa de la verdad viviente en ella misma? ¿es que su discípulo, Mons. Sanborn  de EE. UU. Se ha olvidado de ello?.

Mientras tanto los fieles continuarán su vida religiosa eclesiástica; criticarán lo que es criticable, ellos apelarán “a los obispos y al Santo Padre” y desobedecerán toda orden contraria a la fe. Mas si se procede luego por “excesivo celo” o “por impaciencia” a la ordenación de sacerdotes o consagración de obispos, ¿no son estos signos de cisma o de falta de confianza en la Providencia divina?.

Nos proponemos explicar con un ejemplo de orden militar, las consecuencias absurdas que resultan de la posición de Ricossa y su comunidad “Mater Boni consilii” que quizás toman sus consejos en alguna otra parte -que parece ser más importante que el resto de la fe católica. Supongamos que un general comete alta traición y entrega al enemigo su patria y todo el ejército que comanda. En lugar de condenar a ese general por medio de un tribunal militar y designar un nuevo comandante, los discípulos de Guérard des Lauriers recomiendan esperar a que el traidor se decida a cambiar de frente a fin de que pueda de nuevo “servir con lealtad” a su patria. Entre tanto los soldados esperan llenos de esperanza el cambio de opinión de su general. (Teológicamente, plenos de confianza en Dios). Dejan hacer al enemigo con toda libertad.

Espero haberles mostrado con claridad que

  • La tesis “Papa materialiter, non formaliter” teológicamente es imposible de sostener [ y más aún metafísicamente, ya que abandona a santo Tomás de Aquino, las Sagradas Escrituras y el Magisterio de la Iglesia] y
  • El aferrarse a la tesis levantaría un obstáculo a la restitución o restauración o recuperación de la Iglesia que se impone de urgencia.

Por consiguiente, sólo queda a los discípulos de Guérard des Lauriers dejar caer esa tesis y unirse al sedevacantismo tal como se encuentra formulado  en la DECLARACIÓN de su Excelencia Mons. Ngô-dinh-Thuc , aceptar y aplicar las directivas editadas para la restitución de la Iglesia. Caso  contrario, nosotros LOS SEDEVACANTISTAS, nos veremos obligados a dejar de ver en ellos los aliados de nuestra acción por la Iglesia [ y verdaderos enemigos de la restitución de la autoridad en la Iglesia]. Una cooperación, incluso en el plano pastoral, ya no sería posible.

Para terminar, un capítulo sobre las ocasiones malogradas o de la urgencia al caos

Por último he aquí algunas observaciones sobre nuestra desastrosa situación actual. Si se considera la actitud de los fieles, particularmente, de los sacerdotes y obispos que pretenden trabajar por el mantenimiento y protección de la fe y de la restitución de la Iglesia, fuerza es reconocer, lamentablemente, que es el sectarismo y la resignación lo que se puede observar. En consecuencia con la DECLARACIÓN proclamada -si descartamos los esfuerzos hechos por Mons. Carmona en su tentativa de reunir a todos los fieles al comienzo de los años 90, quien luego fallece en la lucha y que Mons. Dávila quisiera continuar, nadie hace nada por reconstruir a la Iglesia como institución de salvación [ por el sectarismo de estas novedosa tesis]. En una visita a Munich el año ultimo, Mons. Dávila dio de una manera mas bien circunstanciada su visión sobre la situación: “Después de veinte [ahora son 60 años, y si siguiera la heterodoxa tesis estaríamos sin papa siglos, lo cual es absolutamente abominable por no querer cumplir con la principal obligación de la Iglesia: la elección de un Papa.] años, nosotros, sacerdotes, nos encontramos limitados sólo a ocuparnos de problemas pastorales”.

Ahora bien, el ministerio de almas no puede ser fructuoso si no se inserta en las estructuras de la Iglesia; ¡Pues la administración de los sacramentos no es legítima si no lo es con la intención de darlos como actos de la Iglesia!. Cristo ha dejado los sacramentos a la Iglesia para que solo ella asegure su administración. Todo lo demás sería puro sectarismo. Por eso el primero de todos nuestros esfuerzos debe ser impulsar la restitución de la Iglesia. Porque Cristo ha fundado la Iglesia como Institución de salvación y no solamente como una simple comunión de creyentes a fin de garantizar la transmisión no falsificada de su doctrina y los socorros de la gracia. Esto es así porque la restitución de la Iglesia como Institución de salvación es una exigencia que corresponde a la voluntad de su divino fundador. Mas es aquí donde surge un dilema [donde los enemigos de la Iglesia surgen con novedosas tesis esquizofrénicas]. De una parte falta para su cometido la necesaria jurisdicción de la Iglesia porque la jerarquía ha apostatado. De la otra parte precisamente la reconstrucción de la autoridad de la Iglesia es condición necesaria. Se debe pues encontrar una solución clara y teológica a este problema [la cual no es otra que la elección legítima de un Papa].

El simple hecho de insistir sobre la situación de urgencia a nivel mundial (ausencia de autoridad y de unidad) no justifica la acción personal y el activismo de ciertos clérigos; a más de la situación teológica la que es definida imperfectamente. Esta actitud implica el peligro del sectarismo sobre todo, que cualquiera puede sacar las conclusiones que quiera de ello.

¡Todo sacerdote que ejerce su ministerio diligentemente en la cura de almas, debe saber y certificar –lo que es un deber respecto de sus fieles- que actúa como sacerdote de la Iglesia católica! De lo contrario, se tacha a sí mismo como sectario, que se arroga de manera ilegítima el poder sacerdotal. No es suficiente el alegar que las ordenaciones recibidas son válidas (concedo la validez) para presentarse como sacerdote católico. Nadie tendría la idea, por ejemplo, de procurarse un uniforme y una escopeta para presentarse luego como soldado del ejército nacional.

¿En que términos se puede considerar una solución?. Continuando con el ejemplo citado, él sería verdadero soldado si fuera enrolado por dicho ejército y después de que hubiera prestado juramento. Aplicando este ejemplo a la Iglesia, él no sería verdadero sacerdote que pudiera comprobar el estar en posesión de un mandato de la verdadera Iglesia. El problema reside en saber dónde se encuentra esta Iglesia dadas las circunstancias actuales [ para los del I. M. B. C. de Ricossa, que siguen esta esquizofrénica tesis la visibilidad de la Iglesia se encuentra en la jerarquía herética, dixit mons. Donald Sanborn, lo cual es absolutamente herético, y los sitúa a ellos mismos fuera de la Iglesia Católica] y, en que medida se puede estimar que está mandado por ella.

Contra ello se aduce que para superar las dificultades actuales, no es necesario ninguna estrategia particular, pero, se puede reclamar el principio de necesidad. Esta opinión no solo es falsa, sino muy peligrosa. El tomar una medida en caso de necesidad, no significa que por la sola voluntad se pueda impedir que una determinada situación ocurra. Por ejemplo, ante una cosa que debe ocurrir, digo: yo no quiero que eso ocurra. Solamente con esa intención no logro impedir que eso ocurra. Si por ejemplo deseo construir un dique con la intención de impedir que un río se desborde y devaste los campos, sin embargo con el solo deseo, todavía no he especificado como lo voy a construir en mis campos para poder sembrar en ellos. Es decir, necesito aún de una propia idea positiva sobre la manera de servir a mis campos y cultivarlos.

Volviendo a nuestro inmediato pasado en la Iglesia: Como Mons. Ngô-dinh- Thuc lo hizo, fue necesario consagrar obispos sin mandato (sin misión apostólica) a fin de conservar la sucesión apostólica. Sería sin embargo un grave error pensar que en el porvenir se pueda pasar de una  situación regular al renunciamiento del mandato pontifical. Pues el reclamo al estado de emergencia sirve a toda suerte de acciones sectarias, incluso, para reprobables consagraciones de sacerdotes y obispos [que conviven como] casados. Si ustedes miran a vuestro alrededor, queridos oyentes, lo que ha resultado de una iniciativa justificada en el caso de necesidad es justamente lo contrario de lo que con aquella medida de emergencia se debía alcanzar: salvar la sucesión apostólica en la Iglesia. En efecto, ¡nos encontramos en pleno sectarismo por nuestra propia culpa y por nuestra propia motivación!. En esto, recuerdo a Uds. qué actual es la ocasión y punto de partida de esta ponencia 13), estas son las escandalosas ordenaciones de obispos por parte de Mons. Mackenna que ha justificado con esta tesis cuya inconsistencia les quise demostrar.

¡Que de abismos se han abierto!. Nosotros tenemos, así pues, necesidad de una concepción propia a fin de reconstruir la Iglesia y más propiamente, por su restitución como institución de salvación:

  • Esta concepción debe ser teológicamente fundada
  • Deberá pedir rendición de cuentas a la situación actual
  • Es preciso que dicha concepción sea apta para transfor mar esta realidad de manera tal que finalmente la Igle- sia sea el refugio de la Revelación de Dios y de la co- munión de los fieles bajo la autoridad de un Papa elegi- do legítimamente.-

NOTAS

1) Los abajo firmantes, don Francisco Ricossa, don Gurzio Nitoglia y don Giuseppe Murro obedeciendo a las enseñanzas de la moral católica, que manda la pública retractación cuando se han difundido doctrinas erróneas concernientes a la fe y a las costumbres , declaran públicamente que se retractan de haber enseñado o por lo menos implícitamente dejado pasar como conforme a la verdad, durante el período 1982-1985 mientras pertenecían a la Fraternidad sacerdotal San Pío X. , los siguientes errores:

  1. El Romano Pontífice goza de infalibilidad solamente cuando toma decisiones “ex cátedra” (es decir cuando define un dogma).
  2. El Magisterio Ordinario y Universal de la Iglesia no es
  3. El Concilio Vaticano II en tanto que concilio pastoral y no dogmático no puede ser
  4. Es legítimo y es un deber el desobedecer habitualmente a las enseñanzas doctrinales, morales y litúrgicas de la autoridad legítima (Papa y obispos) a pesar de reconocérsele a la misma autoridad todo el poder que le es propio según la divina constitución de la
  5. Es posible que un auténtico Pontífice romano, como Vicario de Jesús- Cristo sea al mismo tiempo cismático, apóstata, en ruptura con la tradición y que sus actos sean considerados como las arriba reseñadas ERRÓNEAS DECLARACIONES hieren mortalmente al dogma católico en lo que concierne a la divina constitución de la Iglesia, su Magisterio, la infalibilidad de la Iglesia y del Pontífice romano. Los signatarios de la presente “retractación pública” piden perdón y oraciones a todos aquellos que pudieron ser escandalizados y aseguran a Uds. Que con la ayuda de Dios, nunca tan graves errores serán jamás repetidos. (Citado en KE nº 3/1996, pag. 80).

2) Por ejemplo, en la SUD DEUTSCHE ZEITUNG (Gaceta alemana del sur) edición del 26.07.02 se publica: “Este hombre de 82 años de edad apenas puede tener la cabeza derecha, la saliva le cae de su boca sin que lo pueda impedir. Sin embargo J. P. II, voló a Toronto a fin de recibir la ovación de 200.000 jóvenes. El emprendió este agobiante viaje contra las indicaciones de sus médicos que le habían desaconsejado hacerlo a los fines de que no agotara sus reservas de energía. El está persuadido de actuar sobre la base  de un mandato venido de lo alto, y prácticamente, solo cree firmemente que es un instrumento de Dios. En efecto, Dios lo ha elegido para introducir la Iglesia católica en el siglo 21. María lo protegió contra la bala del que perpetró el atentado contra su vida y ahora debe soportar la enfermedad que le ha sido impuesta. ¡Un hombre de dolor habituado a la enfermedad! dice el libro de Isaías sobre el siervo de Dios sufriente; Karol Wojtyla, marcado por el sufrimiento, se ve manifiestamente como un reflejo de esta profesía: el deberá marchar en este camino hasta el final”.

3) P. L. 120, Paschasius Radbertus, Liber de Corpore et Sanguine Domine, Co. 1317.

4) Ad sacrosancta Concilia a Philippo Labbe et Gabriele Cossartio edita. Apparatus alter, Venetiis 1728

5) Defensio Fidei, lib. V. De antichristo, To. XX, Cap. XXI, 7,

6) Romani Pontificis in definiendo infallibilitas breviter demostrata. Thyrsi gonzales S. J. Parisli 1698

7) Controversia de Romano Pontifice, lib. II cap. XXX

8) Compárece la Bula de Paulus IV. “AUM ex Apostolatus officio”, 1: “Considerando la gravedad particular de esta situación y sus peligros al punto que el Romano Pontífice (que en la tierra es vicario de Dios y de Nuestro Señor y que ha recibido plena potestad sobre pueblos y reinos, y a todos juzga y no pue- de ser juzgado por nadie en este mundo), si fuese sorprendi- do en una desviación de la fe”.

9) “Cum ex Apostolatus officio” 2: “Y queremos y decretamos que los que hasta ahora hubiesen sido sorprendidos, o hubiesen confesado, o fuesen convictos de haberse desviado de la fe católica, o de haber incurrido en alguna herejía o cisma, o de haberlos suscitados o cometido; o bien que los que en el futuro se apartaran de la fe (lo que Dios se digne impedir según su clemencia y bondad para con todos), o incurrirán en herejía o cisma, o los suscitarán o cometeràn; o bien los que hubieren de ser sorprendidos de haber caído, incurrido, suscitado o cometido, o lo confiesen, o lo admitan, de cualquier grado, condición y preeminencia, incluso obispos, arzobispos, patriarcas, primados, o de cualquier otra dignidad eclesiástica superior; o bien cardenales, o legados perpetuos o temporarios de la Sede apostólica. Con cualquier destino; o los que sobresalgan por cualquier autoridad o dignidad temporal, de conde, barón, marqués, duque, rey, emperador, en fin queremos y decretamos que cualquiera de ellos incurra en las antedichas sentencias, censuras y castigos”.

10) P. L., 54, 743 ss.

11) Comparando esta posición con la de Ecône, nosotros podemos decir: ellos se enfrentan con el problema de la falta de autoridad papal e igualmente rechazan numerosos decretos del Concilio Vaticano II y sus reformas. Pero las rechazan fundados en motivos diferentes. Ellos no niegan que un Papa hereje ha cesado de ser Papa, pero niegan que J. P. II. haya deliberadamente propagado la herejía, sólo sería un Papa “liberal” o “modernista” y, de esta manera, causa perjuicio a la Iglesia. Es por esta razón que se deben resistir sus órdenes. Los partidarios de esta posición “tradicionalista” es decir teológicamente sin fundamento, se mueven sobre una base muy débil y frágil que se manifiesta en las negociaciones mantenidas con Roma.

12) Nosotros, auténticos sedevacantistas, en eso nos distinguimos, en que además de la constatación de que la Sede apostólica está desocupada, al mismo tiempo entendemos, que de nuevo se la debe ocupar.

13) El texto arriba citado ha sido traducido en español para las jornadas de estudio de fieles a la fe católica a fines de agosto de 2002 en Ciudad Juarez, México.-

LA CONSAGRACIÓN EPISCOPAL DEL PADRE GUÉRARD des LAURIERS

[ el engaño de Gerard a mons. Thuc]

Trad. Hugo Enrique Córdoba Aliaga

Desde que los estudios teológicos sobre los ritos de ordenación postconciliares demostraron que ellos son dogmáticamente defectuosos o al menos extremadamente dudosos, o sea que las ordenaciones después de los nuevos ritos son inválidas, creció en nosotros la preocupación por la protección de la sucesión apostólica; en efecto, ella solo se puede mantener por la serie ininterrumpida de ordenaciones válidas de sacerdotes y consagraciones válidas de obispos. Ahora bien, cuando algunos miembros  de nuestro grupo expusieron a Mons. Lefebvre nuestra preocupación al respecto, los despidió diciendo con sarcasmo que conocía un obispo casado en Lima,……quizás él se interese por nuestro problema….., nosotros entablamos contacto con Su Eminencia Monseñor Ngô-dinh-Thuc apoyándonos en su declaración sobre las ordenaciones sacerdotales y episcopales que él había administrado en el Palmar de Troya, España, en la que señalaba la situación de necesidad y decadencia generalizada de la Iglesia.

Como el Reverendo Katzer, que estaba dispuesto al cargo de obispo falleciera súbitamente, nos hizo falta buscar a otro candidato digno poseedor de una buena reputación por ante los fieles. Ese fue el Padre Guérard des Lauriers, antiguo profesor de la Gregoriana de Roma y luego profesor en Ecône durante cierto tiempo. Él se hizo de un nombre como coautor del “Examen crítico del Novus Ordo Missae publicado por los cardenales Ottaviani y Bacci. Nosotros le preguntamos por escrito si estaría dispuesto a ser candidato para el episcopado. El Padre reaccionó por medio de una carta personal extraordinariamente franca y preocupada. Él conocía por ejemplo a los obispos italianos por haberlos tenido como alumnos en la universidad papal. Los debates sobre la situación general y la necesidad de una eventual consagración episcopal se celebraron en Etiolles, el lugar de la residencia del Padre Guérard des Lauriers, cerca de París, con el prof. Lauth y el Dr.  Hiller. Se llegó a la unanimidad en la mayoría de los puntos de discusión. Entre los participantes quedó únicamente como punto pendiente el problema de la Sede vacante, porque el P. Guérard des Lauries entendía interpretar

este problema mediante la tesis “Papa materialiter, non formaliter”. Pues si se hace abstracción del valor teológico de esta tesis, que así se manifestaba enfrentada a la posición estricta de la sedevacancia mantenida por nosotros y mas tarde por Mons. Ngô-dinh-thuc en su pública manifestación, serían totalmente otras las consecuencias en cuanto al comportamiento de un eventual combate de la Iglesia en relación a la Sede vacante. Si se desea proceder mancomunadamente se deben allanar las divergencias; nosotros tenemos la convicción de que el P. Guérard des lauriers con su tesis estaba en el error. Luego era “conditio sine qua non” que el Padre comprendiera que su tesis era falsa para poder ser candidato a una eventual consagración como obispo, y que no podría ser propuesto como candidato a tal dignidad si no renunciaba a la misma.

El Prof. Lauth regresó, pues, a Etiolles a fin de mantener una profunda conversación en un último intento de disipar el impedimento para que el P. des Lauriers pudiera ser consagrado obispo.

Cuando el Prof. Lauth regresó a Munich nos certificó a Hiller y al suscripto, que el P. Guérard des Lauriers había dejado caer su ridícula tesis y que había adoptado nuestra posición que considera que la Sede apostólica está  vacante. Entonces informamos a Mons. Ngô-dinh-Thuc quien nos había dado su confianza en el transcurso de los años anteriores en los que con él habíamos emprendido diversas empresas, para establecer contacto con el P. des Lauriers como candidato a la consagración. Pero inmediatamente después de la consagración, celebrada el 7 de mayo de 1981, se evidenció que el Prof. Lauth nos había informado mal: el novel obispo- Gerard de Lauriers- proclamó que no le importaba estar en situación cismática. A la pregunta de cómo es que  se sentía cismático, nos enteramos de que en modo alguno había cambiado su tesis de “Papa materialiter, non formaliter” y que no había adoptado la posición sedevacantista. Adviértase que si hubiéramos presentido esto, el señor Hiller y el que esto relata jamás hubiéramos recomendado al P. Guérard des Lauriers como candidato a la consagración episcopal. Como luego pudimos constatar que en un primer tiempo Guérard des Lauriers no quería ejercer sus poderes como obispo, por medio del Sr. Moser  entablamos contacto con el Padre Carmona y Gloria Riestra de Wolf que publicaban el periódico TRENTO a fin de averiguar si el P. Carmona estaría eventualmente de acuerdo de aceptar ser consagrado obispo para asegurar la sucesión apostólica. El padre aceptó y juntamente con el Padre Zamora fueron consagrados obispos el 17 de octubre de 1981.

Como con el correr del tiempo se evidenció que la consagración del padre Guérard des Lauriers se debió en mútiples sentidos a un “accidente‟ como así también otras consagraciones. Por una lado Mons. Guérard des Lauries comenzó a atacar fuertemente a Monseñor Ngô-dinh-Thuc, quien por temor a una persecución abandonó Toulon siendo recibido en nuestra casa, diciendo que después de todo éste [Gerard] quería adherirse a su tesis “Papa materialiter, no formaliter”, El Arzobispo que estaba viviendo en nuestra casa, al leer las cartas, lleno de rabia las rompió tirando los trozos por la ventana [ Es comprensible el gran dolor del arzobispo católico Mons. Thuc, al darse cuenta que no sólo había sido engañado por Clemente Domínguez que más tarde se hizo cabeza cismática de una secta, sino también por Gerard de Lauriers, a quién no le importaba, según este mismo artículo ser cismático. No obstante ambas consagraciones habían sido válidas] ; por el otro Mons. Guérard des Lauriers inició una polémica con los obispos Carmona y Zamora sobre la “correcta” posición en la crisis de la Iglesia, no teniendo consideración en hacer reproches personales e hirientes [ la contumelia y otras especies de pecados graves contra la fama y el honor, parece ser herencia administrada por algunos seguidores de esta tesis; pero pueden tener parvedad  dada la ignorancia en la metafísica tomista y que, sólo tal vez, se pueda extender al desconocimiento en teología moral tomista]. En el boletín “Sus la Banniere” nos trata a Gloria Riestra de Wolf, al Dr. Hiller y a mí de cismáticos. No reprocho a Guérard des Lauriers el haber levantado su tesis “Papa materialiter, non formaliter” pues cualquiera puede equivocarse, mas pienso que no podía tratar de manera ofensiva y sin ninguna consideración a aquellos que le habían ayudado a recibir el episcopado. No se puede comprender en absoluto por qué enfrenta a la DECLARACIÓN de Su Eminencia el arzobispo Ngô-dinh-Thuc, que en función de hacer la propaganda de su tesis, desaprueba. Esta campaña emprendida contra quien lo había consagrado obispo llegó incluso hasta el punto de hacer circular el rumor, según recuerdo, que el autor de la DECLARACIÓN DE VACANCIA no era Monseñor Ngô-dinh-Thuc , sino los señores Hiller y Heller. Aún ahora, en algunas ocasiones, me veo obligado a amenazar con consecuencias jurídicas a algunas personas que siguen afirmando que a Monseñor Ngô-dinh-Thuc se le pagó por la redacción de la DECLARACIÓN.

Luego siguió haciendo una despiadada campaña en favor de su tesis, a mi criterio, si se me permite el sarcasmo, de la tesis que defiende la existencia de “un medio Santo Padre”, en contra de su consagrante y contra sus cofrades los cuales en lugar de seguirlo, se adhirieron a la DECLARACIÓN realizada a causa de la vacancia de la Sede apostólica. Esto traerá como consecuencia, un sensible debilitamiento de nuestro combate por la Iglesia. Actualmente sus discípulos proceden con la misma insensibilidad [ Ricossa, Murro, Nitoglia,  mons. Stuyver, etc.].

Aparte de tales desconsideraciones, Mons. Guérard des Lauriers ha causado un grave perjuicio a nuestro combate, por la consagración de los candidatos a obispos sin la previa consulta a sus cofrades en el episcopado, sin haber acordado con ellos y sin haber examinado previamente la situación y la idoneidad de los padres o sin atender a las reservas hechas a sus personas. Con ello, fue el causante del por nosotros denominado “cisma interno” (Conf. EINSICHT XXXI/2 p. 32 ss.). El consagra entre otros al Padre Dr. Storck muy capaz, graduado en filosofía y doctorado en teología, como sacerdote estuvo preparado en Ecône y con los clérigos “vagos”, a despecho de las objeciones hechas por Mons. Vezelis. El Padre Mckenna O. P. es consagrado obispo a instancias de una dama entrada en años de Suiza; porque este padre cambió algunas semanas antes de su consagración su posición teológica para adherirse a la teoría de Mons. Guérard des Lauriers que actualmente defiende [ tal vez era la única forma de que alguien le consagrara obispo, dada la oposición de otros obispos a tal consagración]. ¡El P. Mckenna fue consagrado obispo a pesar de las protestas de muchos fieles y contra lo acordado con los obispos Musso y Vezeliz! Que ejercían sus funciones en EE. UU. , e igualmente, sin la consulta a los otros obispos, se consagró como obispo al ex lefebvrista Munari formado en Ecône, quien entretanto, ha retornado al estado laico [ reside en Madagascar, infiel al sacerdocio recibido].

Quizás se pueda tener en cuenta en favor de Mons. Guérard des Laurtiers, muerto el 27 de febrero de 1988 cerca de los 90 años de edad, el hecho de haber tratado de encontrar a la situación en la cual nos encontramos, una solución clara al problema de la jurisdicción –contrariamente a los demás obispos- y así es que al final de sus días, puso en cuestión la rectitud de su tesis después de que causara tanto fastidio, y que estaba cerca de Adherir a  la declaración de Mons. Ngô-dinh-Thuc que había señalado la posición del sedevacantismo. (SAKA-Informationen del mes de mayo de l988).-

EINSICHT. AÑO XXXII, Nº 5  MUNICH – setiembre de 2002/6 pags. 153 a 164.-

Notas del Trad.:

“Sin embargo, si Dios llegase a permitir que un Papa fuese hereje notorio, dejaría de ser Papa, y la Sede de Pedro estaría vacante”. San Alfonso María de Ligorio, doctor de la Iglesia (Veritá della FEDE, III, Cap. 8, 9- 10).-

EL MAGISTERIO ORDINARIO Y UNIVERSAL

Existen tres expresiones del magisterio en la Iglesia: Magisterio ordinario y universal, magisterio extraordinario y magisterio ordinario simplemente. Solamente las dos primeras funciones gozan de infalibilidad. DZ. 1792. El magisterio ordinario y universal está constituido por la predicación unánime de los obispos, sucesores de los Apóstoles. Solamente el colegio de los obispos en comunión con su centro, el obispo de Roma, goza del carisma de la infalibilidad, prometido por Jesús al colegio apostólico con Pedro a la cabeza (Mt.28, 20).

El Concilio ecuménico que reúne, en principio, a todo el colegio episcopal en comunión con el Soberano Pontífice, posee la infalibilidad propia del magisterio ordinario y universal.

El magisterio ordinario.

La jurisdicción de la Iglesia sobre la verdad no coincide en extensión con el carisma de la infalibilidad. El magisterio ordinario por el cual proclaman la palabra de Dios cada obispo en su diócesis y el Papa para todo el pueblo cristiano, constituye un criterio que la tradición pasa al PLANO PASTORAL. El magisterio ordinario difunde la enseñanza del MAGISTERIO

INFALIBLE asegura su protección y lo adapta a las diversas circunstancias. El Papa mantiene la unidad de doctrina y de gobierno con sus hermanos en el episcopado. Las encíclicas de los papas representan el magisterio propiamente ordinario en su más alto grado; poseen la garantía de una asistencia del Espíritu Santo de orden prudencial y pastoral, hecha excepción de lo que en ellas hay de fe y es simple eco de la enseñanza común objeto propio del magisterio infalible.-

Escribe Pío XII: “Si los Sumos Pontífices, en sus Constituciones, de propósito pronuncian una sentencia en materia disputada, es evidente que según la intención y voluntad de los mismos Pontífices, esa cuestión no se puede tener ya como de libre discusión entre los teólogos” (Humani generis, AAS, XXXII (1950 (1950) pág. 568; DZ. 2313).-

Los simples sacerdotes no predican ni enseñan sino por misión de su obispo o del Papa.-

“Desde el nacimiento de la Iglesia –escribe Moehler- Cristo y su Espíritu actúan en la comunidad. En su desarrollo, la Iglesia es una continuación ininterrumpida de lo que era ya en su aparición,  creación siempre nueva de Cristo. La Iglesia no envejece. Las generaciones y los hombres pasan; la Iglesia permanece y Cristo y su Espíritu aseguran la permanencia de la Palabra, la continuidad de la doctrina y una recta comprensión de ambas. No puede pues darse unión con la doctrina de Cristo y la fe de los Apóstoles sin estar en comunión con la doctrina universal de la Iglesia; porque esta doctrina se difunde vitalmente en la Iglesia por medio de una generación espiritual siempre efectiva bajo el Espíritu Santo. La misma Iglesia que procura el nacimiento espiritual a la vida divina sin  la cual el sentido del evangelio es inaccesible, es también la que asegura por una tradición activa el desarrollo ininterrumpido y sin corrupción de la doctrina cristiana……La Iglesia, como persona moral, debe tener conciencia de su ser  en la unidad de la fe” (citado en la selección de J. R. GEISELMANN, Geist des Christentums und des Katholizismus XIV, PP. 450-51) „Espíritu del Cristianismo y del catolicismo‟.

Por tanto, la pregunta, ¿dónde se encuentra la palabra de Dios por la cual hemos arriesgado vida y muerte?, podemos responder de modo general, contando con las precisiones que vendrán después: en la tradición viviente y actual, que constituye la conciencia realista de la Iglesia de Cristo animada por el Espíritu Santo.-

Los textos citados fueron extraídos de la obra: INICIACIÓN TEOLÓGICA, Tomo primero –las fuentes de la Teología; Dios y su Creación- Barcelona – EDITORIAL HERDER 1957 – Nihil Obstat, Antonius Solano, T. O. P.,

Censor.Imprimatur:  Santanderii,   5    maio    1956    Josephus,   Episcopus Santanderienses.-

Córdoba, 17 de mayo de 2003

[CUANDO EL ERROR NO ES COMBATIDO,
TERMINA SIENDO ACEPTADO;
CUANDO LA VERDAD NO ES DEFENDIDA,
TERMINA SIENDO OPRIMIDA”

San Félix III, Papa

QUI TACET CONSENTIT
(
El que calla consiente)]