Desde los años ochenta del pasado siglo una teoría lefebvrista invadió su institución, y a casi todos los que salieron de ella, bien expulsados, bien salidos por su propia iniciativa, y que siguen aún hoy engañando a las almas con esta teoría esperpéntica denominada opinionismo. Con este error teológico y moral se viene a decir que el hecho de que Bergoglio [y sus predecesores desde el C.V. II)  sean o no papas, es una cuestión de opinión.

Este vídeo explica muy bien el gravísimo error del opinionismo, si se soslaya la rocambolesca teoría del papa materialiter y no formaliter del entrevistador, la cual no concuerda con la metafísica de Santo Tomás, para quien existe el compuesto – materia y forma -y jamás la materia sola. Esto es simple de entender; por ejemplo, nadie ha visto la madera; lo que ha visto es un banco de madera; una silla de madera, un árbol, etc., es decir, la madera bajo una forma, pero jamás la materia “madera” sola. Salvado este grave error metafísico, con graves consecuencias para la propuesta de la solución de esta crisis,  el vídeo es muy válido y sencillo de entender.

Remarcar que  moralmente nadie puede actuar en la duda práctica y debe llegar a una conciencia cierta. Esto es así porque actuar en la duda, es aceptar la posibilidad de ofender a Dios, y se peca, puesto que en la duda cabe el temor de que la opinión contraría sea cierta.