Sermón del Padre Ramiro Ribas
( Torrelavega)
Domingo IIIº después de Pentecostés