La siguiente pregunta se encuentra en el menú de la derecha 

PREGUNTÁBAMOS:

¿Debemos creer en nuevas revelaciones sobrenaturales?

17% han respondido: , errando.

83%  han respondido: No, estando en la verdad.

La respuesta correcta es:

No

¿ Por qué? 

Responde San Juan de la Cruz, , proclamado Doctor de la Iglesia por el papa Pío XI, en 1926, en la cuestión 115 del Camino Seguro para la Unión del Alma con Dios:

Entonces, pues, ¿no habrá más fe que revelar?

Ya no conviene, pues, preguntar a Dios de aquella manera, ni es necesario ya que este hable, pues, al acabar de comunicar toda la fe a través de Cristo, no hay más fe que revelar ni la habrá jamás. Y ahora, quien quisiera recibir alguna cosa por vía sobrenatural, estaría señalando, como hemos dicho, en Dios la falta de no haber dado lo bastante por medio de su Hijo. Porque, aunque lo haga teniendo por cierta la fe y creyéndola, sigue siendo curiosidad que revela poca fe. Por lo que, no hay que esperar por vía sobrenatural enseñanza ni ninguna otra cosa. Porque cuando Cristo dijo en la cruz: Consummatum est, en el momento de expirar, Jn 19, 30, que quiere decir: “Se ha acabado”, no solo se acabaron esos modos, sino también todas esas otras ceremonias y ritos de la Ley Vieja. Y así, nos hemos de guiar en todo por la ley de Cristo hombre, y de su Iglesia y sus ministros, humana y visiblemente, y remediar por esa vía nuestras ignorancias y flaquezas espirituales, ya que por esta vía hallaremos abundante medicina para todo. Y lo que se salga de este camino no solo es curiosidad, sino mucho atrevimiento. Por eso, no se ha de creer nada recibido por vía sobrenatural, sino solo lo que es enseñanza de Cristo hombre, como digo, y de sus ministros, hombres. Tanto es así, que san Pablo dice estas palabras, Gál 1, 8: Quod si angelus de caelo evangelizaverit praeterquam quod evangelizavimus vobis, anatema sit; lo que quiere decir: Si algún ángel del cielo os anunciase un evangelio distinto del que nosotros hombres os hemos anunciado, sea maldecido y excomulgado. {Libro segundo, capítulo XXII}

DEZINGER “La Revelación fue un hecho histórico, y no puede crecer el número de verdades reveladas contenidas en el depósito de la Revelación que es la Sagrada Escritura y la Tradición, porque este depósito, quedó cerrado con la muerte del último Apóstol [ Magisterio de la Iglesia, nº 1836; 2021.  Ed. Herder. Barcelona].