No habiendo encontrado entre ninguno de los seis papas y obispos, desde el Vaticano II hasta el presente, un llamado a la conversión de los judíos a Cristo, sino sólo apostasía de la misión que Cristo les encomendó y cuyo ejemplo bien pudieran emular con sólo leer sobre la valentía de San Pedro en las Actas de los Apóstoles, he querido recurrir a los hebreos Hnos. Lémann, convertidos a Cristo, para mostrar una parte de buena apologética católica y una pizca del verdadero ecumenismo, bajo el título de “conclusión”. Es una lástima tener que remontarse tan atrás, al siglo XIX, para averiguar en qué consistía ser un “buen pastor” en este asunto sobre los deicidas.

Pero antes, y para demostrar la veracidad de la grave acusación que hecho en el párrafo anterior, les traigo la palabras del propio Benedicto XVI que cualquiera puede cotejar, y copio literalmente, sin cansarles en traerles las citas de Juan Pablo II, ya que inciden en lo mismo:

Benedicto XVI,dice en su obra:  Jesús de Nazaret – Desde la Entrada en Jerusalén hasta la Resurrección, 2011, p. 60 : “Hildegard Brem comenta así este pasaje: ‘Según Romanos 11, 25, la Iglesia no tiene que preocuparse por la conversión de los judíos, porque hay que esperar el momento establecido por Dios, ‘hasta que entren todos los pueblos’ (Ro m. 11, 25)”.

Benedicto XVI cita a Hildegard Brem (lo que significa que él lo aprueba), quien enseña que la Iglesia no debe convertir a los judíos. Benedicto XVI no contradice esta enseñanza, sino que la promueve y está de acuerdo con ella. En la siguiente página, él amplia aún más el punto, declarando que los judíos conservan su propia “misión”.

Benedicto XVI, Jesús de Nazaret – Desde la Entrada en Jerusalén hasta la Resurrección, 2011, p. 61: “Hemos comprobado, además, que el anuncio de un tiempo de los gentiles forma parte del núcleo del mensaje escatológico de Jesús, un tiempo durante el cual se debe llevar el Evangelio a todo el mundo y a todos los hombres: sólo después la historia puede alcanzar su meta. Entretanto, Israel conserva su propia misión. Está en las manos de Dios, que lo salvará ‘por entero’ en el tiempo apropiado, una vez que el número de los paganos esté completo. Es obvio y nada sorprendente que no se pudiera calcular la duración histórica de este periodo”.

Según él, los judíos no necesitan convertirse porque ellos retienen su propia misión y están “en las manos de Dios”. Por supuesto, esto es una negación de Jesucristo, del Evangelio, de la fe católica, y de muchos dogmas. Es por esto también que lo vimos alentar en su “misión” al rabino jefe de Roma .

Benedicto XVI, Discurso al rabino jefe de Roma, 16 de enero de 2006: “Distinguido señor rabino jefe, recientemente se le ha encomendado la guía espiritual de la comunidad judía romana; usted ha asumido esta responsabilidad con su experiencia de estudioso y de médico, que ha compartido alegrías y sufrimientos de mucha gente. Le expreso de corazón mis mejores deseos para su misión, y le aseguro mi estima y mi amistad cordial, así como las de mis colaboradores.

Ante esto, debemos hacernos la pregunta de ¿ Cúal es la doctrina católica? ¿ La de Benedicto a la de la Iglesia durante más de 1900 años? De la respuesta pende nuestra salvación.

Veamos la doctrina católica que desautoriza Benedicto XVI:

Hechos 4, 12: “… en nombre de Jesucristo (…) pues ningún otro nombre nos ha sido dado bajo el cielo, entre los hombres, por el cual podamos ser salvos”.

Hechos 13, 45-46: “Pero viendo los judíos a la muchedumbre, se llenaron de envidia e insultaban y contradecían a Pablo. Mas Pablo y Bernabé respondían valientemente, diciendo: A vosotros os habíamos de hablar primero la palabra de Dios, mas puesto que la rechazáis y os juzgáis indignos de la vida eterna, nos volveremos a los gentiles”.

Papa Eugenio IV, Concilio de Florencia, sesión 8, 22 de noviembre de 1439, ex cathedra: “Todo el que quiera salvarse, ante todo es menester que mantenga la fe católica; y en que no la guardare íntegra e inviolada, sin duda perecerá para siempre. –Ahora bien, la fe católica es que veneremos a un solo Dios en la Trinidad, y a la Trinidad en la unidad, (…) El que quiera, pues, salvarse, así ha de sentir de la Trinidad.
Pero es necesario para la eterna salvación creer también fielmente en la encarnación de Nuestro Señor Jesucristo (…) hijo de Dios, es Dios y hombre. (…) Ésta es la fe católica y el que no la creyere fiel y firmemente, no podrá salvarse”.

Papa Eugenio IV, Concilio de Florencia, “Cantate Domino”, 1441, ex cathedra
“[La Santa Iglesia romana] firmemente cree, profesa y predica que nadie que no esté dentro de la Iglesia católica, no sólo los paganos, sino también judíos o herejes y cismáticos, puede hacerse partícipe de la vida eterna, sino que irán al fuego eterno que está aparejado para el diablo y sus ángeles (Mat. 25, 41), a no ser que antes de su muerte se uniere con ella; y que es de tanto precio la unidad en el cuerpo de la Iglesia que sólo a quienes en él permanecen les aprovechan para su salvación los sacramentos y producen premios eternos los ayunos, limosnas y demás oficios de piedad y ejercicios de la milicia cristiana. Y que nadie, por más limosnas que hiciere, aun cuando derramare su sangre por el nombre de Cristo, puede salvarse, si no permaneciere en el seno y unidad de la Iglesia católica”.

¿ Se ve alguna diferencia?

 

Pero vayamos al artículo

Los autores 

Los hermanos Augustín y Joseph Lémann. Eran judíos estudiosos de las Escrituras y de la tradición hebrea, convertidos luego al catolicismo y ordenados sacerdotes; estos eruditos humanistas y teólogos dedicaron su apostolado a la conversión del pueblo de Israel a la fe de Jesucristo. Siguiendo las normas de la buena apologética, buscaron en los textos hebreos las pruebas de la veracidad de Cristo como Mesías. Y demostraron, particularmente en la obra La Asamblea que condenó a Jesucristo, la comisión de innumerables violaciones al proceso judicial conforme a la ley hebrea, lo que convierte el juicio a Nuestro Señor en un proceso nulo y contrario inclusive al propio derecho hebreo de la época. Además analiza la personalidad de muchos de los miembros del Sanedrín, cuya parte traemos a la consideración de los lectores, tocando, finalmente, el tema de la responsabilidad del pueblo judío en la muerte del Redentor.

Aprobación pontificia de la obra

Queridos hijos, salud y bendición apostólica.

La respetuosa carta que Nos habéis dirigido en los primeros días de diciembre, y el obsequio de vuestro libro titulado La asamblea que condenó a Jesucristo, Nos han permitido conocer todavía más el celo ardiente que os impulsa a trabajar para convertir la nación judía a la verdad católica. Este único motivo bastaría para que vuestro envío Nos resultase agradable… pero lo que Nos ha alegrado todavía más es que tanto el tema mismo de la obra como lo que hemos leído en ella Nos ha parecido que también serían útiles a los lectores católicos, siendo su finalidad esclarecer con una luz todavía más clara una parte de la historia evangélica. Por ello, al mismo tiempo que dirigimos hacia vuestro celo una alabanza bien merecida y os agradecemos el homenaje que Nos habéis ofrecido, suplicamos con humildad al Señor que aquellos a quienes os esforzáis en ayudar más principalmente obtengan frutos abundantes de vuestros trabajos. Y puesto que, según el oráculo del profeta Oseas, los hijos de Israel permanecerán muchos días sin rey ni príncipe, sin sacrificio ni altar » (Os. 3, 4), que comiencen pronto a cumplirse esas otras palabras del mismo Profeta: “después los israelitas volverán a buscar a Yahveh, su Dios, y a David, su rey” (Os. 3, 5).

Apoyándonos en esta esperanza, como testimonio de Nuestro paternal afecto y como prenda del favor divino, os concedemos con amor la bendición apostólica.

Dado en San Pedro, Roma, el 14 de febrero de 1877, año trigésimo primero de Nuestro Pontificado.

Pío PP IX

La moralidad del Sanedrín

Así pues, los miembros del Sanedrín que juzgaron a Jesucristo eran setenta y uno. Como hemos establecido, se distribuían en tres Cámaras. Pero, sobre todo, importa conocer el nombre de esos jueces, su  procedencia, su carácter, su moralidad.

Como puede comprenderse, tal información proyectaría una gran luz sobre la célebre causa que estamos discutiendo.

Sin duda, sabemos ya cuánto valían Caifás, Anás y Pilato, las tres grandes figuras siniestras del drama de la Pasión.

Pero, ¿no sería posible también presentar ante la historia a todos los demás participantes en él?

Creemos que este trabajo no ha sido emprendido jamás. Se pensó que faltaban documentos. Es un error. Existen, y los hemos consultado; y en este siglo de revelaciones históricas, haremos salir a la mayor parte de los jueces de Jesucristo de los rincones donde se esconden.

Tres tipos de documentos nos han ayudado particularmente a descubrir la estatura moral de estos hombres: los libros evangélicos, los valiosos escritos del historiador Josefo, y los infolios inexplorados del Talmud. Van a comparecer cerca de cuarenta jueces de Jesús, y en consecuencia más de la mitad del sanedrín se reconstituirá ante nuestros ojos: una mayoría suficiente para apreciar el valor moral de todo el conjunto.

Para proceder con orden, comencemos por la cámara más importante de todas, la de los sacerdotes.

 La cámara de los sacerdotes

Decimos cámara de los sacerdotes, pero en relato evangélico esta fracción del sanedrín recibe un título más elevado: San Mateo, San Marcos y los otros evangelistas la denominan consejo de los sumos sacerdotes o consejo de los príncipes de los sacerdotes.

Ahora bien, ¿por qué los evangelistas otorgan ese nombre, más pomposo, de consejo de los sumos sacerdotes, a la cámara de los sacerdotes? ¿No se trata de un error? Nada más natural que una asamblea de sacerdotes, pero una asamblea de sumos sacerdotes, ¿no es una exageración, puesto que según la institución mosaica, en tal cargo sólo debía haber un sacerdote, y por añadidura con carácter vitalicio?

Pues bien, no, no hay error ni exageración por parte de los evangelistas. Además, los dos Talmud mismos mencionan explícitamente una asamblea de sumos sacerdotes. Pero, ¿cómo justificar esa presencia simultánea de muchos sumos sacerdotes en el sanedrín? Veamos la explicación, para vergüenza de la asamblea judía.

Desde hacía casi medio siglo se había introducido el detestable abuso consistente en nombrar y destituir arbitrariamente a los sumos sacerdotes. Mientras durante quince siglos el cargo de sumo pontífice fue, por disposición divina, hereditario en el seno de una sola familia y vitalicio, en la época de Jesucristo se había convertido en objeto de un auténtico comercio. Herodes había comenzado con esas destituciones arbitrarias, y después de convertirse Judea en provincia romana, éstas se sucedieron en Jerusalén casi anualmente: los procuradores nombraban y destituían a los  sumos sacerdotes, como más tarde los pretores hicieron y deshicieron emperadores. El Talmud refleja con dolor esa venalidad del sumo pontificado y de los sumos sacerdotes anuales. Se le ofrecía al mejor postor, porque las madres eran particularmente sensibles a la designación de sus hijos como sumos sacerdotes.

La expresión de los evangelistas -consejo de sumos sacerdotes- para denominar a la primera cámara del sanedrín, resulta pues de una rigurosa exactitud, pues en la época de Jesús se contaba alrededor de una docena de sumos sacerdotes depuestos, y todos los que habían sido honrados alguna vez con ese cargo conservaban para el resto de su vida al menos el título, y permanecían como miembros de pleno derecho de la alta asamblea. Junto a ellos, como complemento de esta primera cámara, se sentaban simples sacerdotes. Pero la mayor parte eran padres de los sumos sacerdotes. Porque, en medio de las intrigas que agitaban entonces al sacerdocio, era una costumbre que los miembros más influyentes de la cámara de sumos sacerdotes introdujesen con ellos a sus hijos o parientes.

El espíritu de casta era todopoderoso, y como lo confiesa un sabio israelita de nuestros días, Dérembourg, “algunas familias sacerdotales, aristocracia poderosa y brillante, que no tenían ningún cuidado por los intereses y la dignidad del altar, se disputaban los puestos, las influencias y las riquezas”.

En resumen, había un doble elemento en esta primera cámara: los sumos sacerdotes y los simples sacerdotes.

Presentémosles ahora con sus nombres, y revelamos también su valía moral, indicando las fuentes documentales correspondientes.

 

CAIFÁS, sumo sacerdote en ejercicio. Era de la tribu de Anás y ocupó el sumo sacerdocio once años (25-36 d.C.), durante  el tiempo de gobierno de Pilato. Presidió las deliberaciones contra Jesucristo, y el relato de la Pasión es suficiente para darle a conocer (Mt.23,6;Lc.3,2, etc.)

ANÁS, fue sumo sacerdote durante siete años bajo los gobiernos de Coponio, Ambivio y Rufo (7-11 d.C.). Este personaje era suegro de Caifás; y aunque ya no ocupaba el cargo, se le continuaban consultando todas las cuestiones graves. Puede decirse incluso que en medio de la inestabilidad del pontificado, conservaba en el fondo toda su autoridad. Durante cincuenta años el pontificado perteneció casi sin interrupción a su familia; cinco de los hijos se revistieron sucesivamente con tal dignidad. La familia se hizo llamar “la familia sacerdotal”, como si el sacerdocio se hubiera hecho hereditario. Le pertenecían también los grandes cargos del templo. El historiador Josefo refiere que Anás era considerado por los judíos como el hombre más feliz de su tiempo. Sin embargo señala que el espíritu de esta familia era altanero, osado y cruel (Lc. 3, 2;Jn, 18, 13-14;Hech. 4, 6).

ELEAZAR, sumo sacerdote durante un año bajo el poder de Valerio Grato (23-24, d.C.), era el primogénito de Anás.

JONATÁS, hijo de Anás. A la sazón simple sacerdote, y más tarde sumo sacerdote durante un año en sustitución de Caifás, cuando éste fue depuesto (tras la caída en desgracia de Pilato) por Vitelio, gobernador general de Siria, el año 37 d.C.

TEÓFILO, hijo de Anás. Entonces simple sacerdote; más tarde fue sumo sacerdote durante cinco años (38-42 d.C.) en sustitución de su hermano Jonatás, al ser éste depuesto por Vitelio.

MATÍAS, hijo de Anás. Entonces era simple sacerdote; más tarde se convirtió en sumo sacerdote  durante dos años (42-44 d.C.). Sucedió a Simón Cantero, depuesto por el rey Herodes Agripa.

ANANÍAS, hijo de Anás. Entonces era simple sacerdote; más tarde el rey Herodes Agripa le designó sumo sacerdote a la muerte del gobernador romano Porcio Festo, el año 63 d.C. Era un saduceo de gran rudeza. Por ello sólo ocupó tres meses el sumo pontificado. Fue destituído por Albino, sucesor de Porcio Festo, por lapidar arbitrariamente al apóstol Santiago (Hech. 23,2 y 24, 1).

JOAZAR, había sido sumo sacerdote durante seis años, abarcando los últimos días de Herodes el Grande y los primeros años de Arquelao (4 a.C -2 d.C.)

Era hijo de Simón Boeto, quien debió su ascenso y su fortuna a una causa bastante poco honorable, como narra el historiador Josefo: “Simón Boeto, sacerdote en Jerusalén, tenía una hija, Mariamne, considerada la judía más hermosa de su tiempo. La reputación de su belleza llegó hasta Herodes, que sintió conmoverse su corazón ante los primeros informes recibidos. Y todavía más cuando la vio. Decidió entonces casarse con ella; y como Simón Boeto no era de un rango lo bastante distinguido como para convertirle en su suegro, con el fin de poder  satisfacer su pasión quitó el cargo de sumo sacerdote a Jesús, hijo de Fabeto, y se le confirió a Simón, casándose enseguida con su hija”. Tal es, según Josefo, el origen poco sobrenatural de la vocación de Simón Boeto y de toda su familia al pontificado. Simón Boeto ya había muerto en la época  del proceso de Jesús. Pero Joazar figura en él  con sus dos hermanos, uno de los cuales había sido, como él, sumo sacerdote.

ELEAZAR, ex-sumo sacerdote, segundo hijo de Simón Boeto. Sucedió a su hermano Joazar, cuando éste fue privado del soberano sacerdocio por el rey Arquelao. Pero no disfrutó mucho tiempo de su cargo, siendo desposeído por el mismo rey algunos meses después de su ascenso, el año 2 d.C.

SIMÓN CANTERO, entonces simple sacerdote; tercer hijo de Simón Boeto. Más tarde fue nombrado sumo sacerdote durante algunos meses por el rey Herodes Agripa, el año 42 d.C. Éste mismo rey le depuso.

JOSUÉ BEN SIÉ, fue sumo sacerdote durante cinco o seis años (1-6 d.C) bajo el reinado de Arquelao quien le designó para suceder a Eleazar, segundo hijo de Simón Boeto.

ISMAEL BEN FABI, sumo sacerdote durante nueve años bajo el procurador Valerio Grato, predecesor de Poncio Pilato. Según los rabinos, pasaba por ser el hombre más apuesto de su tiempo. El lujo afeminado de este pontífice llegaba tan lejos, que se contentó con llevar una sola vez una túnica de gran valor que había encargado su madre para él, mandándola luego al guardarropa común como haría una gran dama con un vestido que no considerase digno de ella.

SIMÓN BEN CAMITA, sumo sacerdote durante un año (24-25 d.C.) bajo el procurador Valerio Grato. Este pontífice era célebre por la grandeza excesiva de su mano. El Talmud refiere de él la siguiente anécdota: la víspera de la fiesta de expiaciones sucedió que, durante una conversación con Aretas, rey de los Árabes (con cuya hija acababa de casarse Herodes Antipas), un poco de saliva saltó de la boca del rey y cayó sobre los vestidos de Simón. En cuanto el rey se fue, el sumo sacerdote no dudó en despojarse de ellos como impuros e impropios del servicio del día siguiente ¡Caridad y pureza farisaicas!

JUAN, simple sacerdote. Sólo le conocemos por los Hechos de los Apóstoles (4, 5-6): “al día siguiente (…) se congregaron sus jefes, los ancianos y los escribas de Jerusalén, entre ellos Anás, el sumo sacerdote; Caifás, Juan y Alejandro y cuantos eran del linaje archisacerdotal”.

ALEJANDRO, simple sacerdote, nombrado asimismo por los Hechos de los Apóstoles (4,6) en el texto citado. Igualmente le menciona Josefo. Refiere que más tarde fue alabarca, es decir, primer magistrado de los judíos en Alejandría. Era muy rico, y por eso el rey Herodes Agripa le pidió prestadas doscientas mil monedas de plata.

ANANÍAS BEN NEBEDAL, entonces simple sacerdote; pero más tarde fue sumo sacerdote bajo los procuradores Ventidio Cumano y Félix (48-54 d.C.) Los Hechos de los Apóstoles y Josefo también le citan. Es el pontífice que tradujo a San Pablo delante del procurador Félix: “cinco días después  bajo el sumo sacerdote Ananías con algunos ancianos y un cierto Tértulo, orador, los cuales presentaron ante el procurador acusación contra Pablo” (Hech., 24, 1)

Según la tradición judía, este sumo sacerdote era conocido sobre todo por su extrema glotonería. Lo que refiere el Talmud respecto a ella parece excesivo: trescientos terneros, otras tantas toneladas de vino, y cuarenta parejas de pichones almacenados para su sustento.

HELOQUÍAS, simple sacerdote, pero guardián del tesoro del Templo. Es probable que Judas recibiese de él las treinta monedas de plata, precio de su traición.

ESCEVAS, uno de los sacerdotes principales. Los Hechos de los Apóstoles (19, 13-14) se refieren a él a propósito de sus siete hijos dedicados a la magia.

Tales son los principales sacerdotes que componían la primera cámara del sanedrín en la época del proceso de Jesús. De los documentos que acaban de pasar ante nuestros ojos se deduce en primer lugar que muchos de esos pontífices eran personalmente muy poco honorables; y en segundo lugar, que todos los sumos sacerdotes que se sucedían anualmente en el cargo de Aarón, con menosprecio del orden establecido por Dios, no eran sino miserables usurpadores.

Conclusión: llamado a la conversión de los judíos

La finalidad era estudiar bajo un doble aspecto el sanedrín que juzgó a Jesucristo: primero en sus miembros, luego en sus actos. Ahora bien, ¿qué nos han revelado las investigaciones – que nos atrevemos a calificar de leales y escrupulosas – que hemos realizado?

En sus miembros, esta sala de lo criminal se nos ha presentado como un conjunto de hombres en su mayoría indignos de las funciones que desempeñaban: sin piedad, ni rectitud, ni moralidad. Hasta los propios historiadores de su propia nación les condenan.

En sus actos, es decir, en su forma de proceder, hemos constatado barbaridades sin nombre… ¡veintisiete irregularidades, de las cuales una sola bastaría para revocar el juicio! Hemos determinado estas irregularidades confrontándolas con el derecho penal hebraico de entonces vigente; todavía se descubrirían más si se revisase el proceso de JESÚS según el derecho, más delicado y perfecto, de los pueblos modernos.

Ningún valor moral en los jueces, ningún valor jurídico en su sentencia: ¡tal es, oh israelitas, la opinión que emitimos y que emitirá con nosotros todo espíritu sincero y toda conciencia honesta tras haber leído estas páginas!

Pues bien, permitidnos que os preguntemos: ¿no existe para todo israelita una razón de honor, una razón de justicia, que oblicua a no dar por bueno el verdadero sanedrín antes de haber examinado uno mismo normal; la prueba es el extraño procedimiento que se siguió con Él. Es evidente que descubrir una irregularidad en un proceso no supone justificar al acusado, pues puede ser efecto de la inadvertencia o del azar. Pero cuando en toda la trama de un procedimiento, cuando desde el principio hasta el final de una sesión judicial, uno ve desarrollarse y sucederse, una tras otra, veintisiete irregularidades, todas ellas graves, todas ellas escandalosas, todas ellas consentidas con terquedad, ¿no es una prueba irrefragable de que el acusado víctima de tales procedimientos era una persona especial? ¿Quién era pues este extraño acusado?

El día que entró triunfalmente en Jerusalén (cinco días antes de su proceso), los judíos venidos de lejos para asistir a las fiestas de Pascua, venidos del país de los partos, del país de los medos, de Persia, de Mesopotamia, del Ponto, de la Frigia, de todas las llanuras conocidas de Asia, de los confines de Libia, de la Cirenaica, de Creta, de Egipto, de Arabia, de Roma… esos judíos, ante el espectáculo de su triunfo y del entusiasmo popular, se preguntaron, cada uno en su lengua: “¿quién es Éste?” (Mat. 21, 10).

El espectáculo de la injusticia, oh israelitas, más aún que el del triunfo, exige hoy que os plantéis a vosotros esta cuestión. ¿Quién es Éste, contra el cual volcó el sanedrín toda justicia? ¿Quién es Éste, que sólo dulzura opuso a la violencia de sus jueces? ¿Quién es Éste, que bebió el agua amarga del Cedrón como David, y que fue vendido como José? A diecinueve siglos de distancia, una vez apagado el tumulto y extinguidas las pasiones, cualquier leal israelita puede resolver fácilmente esa cuestión con la Biblia en la mano.

En cuanto a nosotros, hermanos vuestros según la carne, hace veinte años que sabemos quién es Él; y jamás volvemos sin profunda emoción nuestros ojos y nuestros corazones hacia esa página de nuestra Biblia inspirada, que nos vais a permitir colocar ante vuestros ojos. Meditadla, ¡oh israelitas! Os revelará quien era el condenado por el sanedrín, al mismo tiempo que os hará conocer cuál debe ser, aquí abajo, el último acto del pueblo judío antes de entrar, con sus tribus y sus familias, en la tierra prometida de la Iglesia, y más tarde en la tierra prometida de la eternidad.

He aquí esta página del profeta ZACARÍAS:

“En aquel día protegerá Yahveh Jerusalén, y el más vacilante entre ellos llegará a ser a la sazón como David será la cabeza de ellos como Dios (…) Y derramaré sobre la casa de David y sobre el habitante de Jerusalén espíritu de favor y de plegarias, y contemplarán a aquel a quien traspasaron, y plañirán por él cual suele plañirán por él cual suele plañirse por el hijo único, y se hará duelo amargo por él como suele hacerse por el primogénito (…). Y plañirá la tierra, cada familia por separado: la familia de la casa de David aparte, y sus mujeres aparte; la familia de la casa de Natán aparte, y sus mujeres aparte; la familia de la casa de Levi aparte, y sus mujeres aparte; la familia de la casa de Semi aparte, y sus mujeres aparte; todos los linajes restantes, linaje por linaje aparte, y sus mujeres por separado (…) Diránle entonces: “Qué significan esas heridas en tus manos? “Porque fui herido en casa de mis amigos”, contestará (…). Él invocará mi nombre, y yo le atenderá y diré: “Tú eres mi pueblo”; y él dirá: “Yahved es mi Dios” (Zac. 12, 8-14 y 13, 6-9). (*)

Ante esta descripción, ante ese diálogo, ante esas llagas en la manos y en los pies, ¿quién de vosotros, ¡oh israelitas!, no reconocerá, si obra de buena fe y si la gracia se digna alcanzarle, el Hombre-Dios condenado por el sanedrín? Porque las Escrituras os dicen su nombre: ¡era el Mesías, el Señor! Y NUESTROS PADRES, ¡AY!, no le conocieron. Pero sus hijos le reconocerán un día; cada uno de ellos dirá: ¡Señor mío y Dios mío! Y, al reconocerle, le pedirán contemplar las llagas de sus manos y sus pies; y acercarán sus labios a esas llagas; y sobre esas llagas dejarán correr torrentes de lágrimas. Y la tierra se conmoverá ante ese espectáculo; todos los hombres llorarán con ellos, “cada familia aparte, cada linaje aparte”.

Ese día de sublime y emotivo reconocimiento, a nosotros que escribimos estas páginas no nos será dado contemplarlo en la tierra: la habremos abandonado mucho tiempo antes. Pero, desde lo alto del cielo, donde Dios, así lo esperamos, nos dará la gracia de recibirnos, nos uniremos a nuestro pueblo convertido y arrepentido. En el cielo ya no hay lágrimas; y por eso pediremos prestadas, para ofrecerlas a Dios, las lágrimas de nuestro hermanos: la casa de David, casa de Natán, casa de Levi, casa de Simi, cuando resplandezca el día de ese sollozo (“¿qué significan esas heridas en tus manos?”), ese día, ¡ah! Acordaos de los dos hijos de Israel, sacerdotes de Jesucristo, que escribieron estas páginas. Y a cambio de las horas que consagraron a este trabajo… ¡verted como homenaje algunas de vuestras lágrimas! ¡Vertedlas, en su nombre, a los pies de Aquél a quien condenó el sanedrín”.

PER CHRISTUM ET CUM CHRISTO PAX SUPER ISRAEL

¿Cuando vuelva Cristo, le reconocerán las ramas injertadas del acebuche, hoy segundovaticatinistas en maridaje con el mundo o harán como entonces hicieron las ramas cortadas del olivo? ¡ He ahí la cuestión de la que depende la salvación eterna.

¡ Jamás se había visto lo que sigue!